MENU
llamado a la guerra

by • June 22, 2015 • ArticulosComments (0)1247

Llamado a la Guerra

correa camisa 3

Llamado a la guerra no es el nombre de una peli que saldrá “próximamente” en las pantallas de las salas de cine del país. Fueron las palabras no textuales pero si conceptuales de Rafael Correa en la sabatina número 422.
El “Presidente” Masculló:

“Muy atentos, hay un golpe en marcha. Muy atentos compañeros, porque insisto, somos la inmensa mayoría pacífica, pero vamos a defender nuestra revolución y en el momento que quieran tocar al Presidente o al Gobierno Nacional, todos a la calle, a defender lo logrado”

El guion correista destila temeridad y en el subyace zozobra es decir: “Inquietud, aflicción y congoja del ánimo, que no deja sosegar, o por el riesgo que amenaza, o por el mal que ya se padece”

Veamos:

Inquietud.- Sobre las plazas y avenidas de las ciudades del país cientos de miles de ecuatorianos auto convocados por las redes sociales prorrumpen: “Fuera Correa Fuera” “Que caiga el tirano” entre otras proclamas de mayor calibre. Es obvio inferir que el dictador en cuestión este nervioso, tanto más cuanto que el nervio vivo de la libertad que es el pueblo soberano sin temor lo repudia.

Aflicción.- Correa esta triste (Afligido) Sabe que los manjares del poder se le acaban: Dos aviones particulares, autos, turismo político pagado con los tributos de los ciudadanos, fiestas, licor, damiselas, áulicos, ujieres, choferes, cohorte se le esfuman. Por eso su rictus mohíno, aunque trate de disimular con bailes y canticos rocambolescos que realiza sobre las tarimas. Su fuero interno está apesadumbrado. Él sabe que las ubres del poder con las cuales se amamantó por casi diez años no van más.

Congoja.- El alma de Correa acusa fatiga. Ya no es ese líder cuyo verbo encendido encandilaba incautos. Hoy sus dichos son lo viejo. Ocho años de la misma cantaleta son como un chiste malo y por añadidura mal contado.

Sosiego.- Las protestas sociales ponen a prueba dos cosas. La primera si los mecanismos institucionales del Estado pueden resolverlos y, si los presidentes tienen sosiego para solucionar los problemas. El sistema creado por el socialismo del S XXI no brinda a la sociedad vías efectivas de solución (Por eso la gente protesta) Correa así chille o se dé trampolines. Sabe que la arquitectura institucional que edificó a su imagen y semejanza es incapaz de dar respuestas a los reclamos generalizados, aquello lo desasosiega, lo tiene al borde de un absceso de nervios y relieva su desasosiego crónico.

La proclama virulenta de Correa debiera tener preocupada a las fuerzas armadas. No es dable que un presidente llamado a observar las buenas costumbres y la concordia social. Actué como un gamberro de arrabal prostibulario: “…. y en el momento que quieran tocar al Presidente o al Gobierno Nacional, todos a la calle, a defender lo logrado”

Las fuerzas Armadas tienen el deber moral de evitar que la ceguera política del poder. Tiña de sangre las calles. Espero que las charreteras de los oficiales no solo sean adminículos decorativos sino símbolo de cordura y conciencia.

Dr. Pablo Guerrero Martínez

22 de junio-2015

Praga desde el exilio.

happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

%d bloggers like this: