MENU
mountrio verde

by • September 25, 2014 • RelatoComments (0)1145

Un Libro llamado Ecuador

mountrio verde
Un libro llamado Ecuador apareció en el velador de mí cama la portada de cartulina plastificada era de color verde, el lomo también era verde del cual resaltaban en letras negras la palabra: Ecuador. Abrí el volumen con mis manos. En cursiva advertí una dedicatoria (Me sentí importantísimo) decía: “Compañerito que nos roben todo menos la esperanza” debajo con letras garabateadas una firma pomposa: “Tu presidente” De nuevo acusé esa sensación de consideración y estima. Atisbé con mis ojos una vez más la dedicación, no podía creerlo el Presi se acordó de mi. Lleno de patriotismo, infinito amor y tierra sagrada me tendí sobre las sabanas para leer. No todos los días un presidente me dedica un libro.
 
El prologo del libro llamado Ecuador estaba suscrito por mi Presidente, el epilogo lo propio, así como los comentarios y referencias al pie de página. El índice me causó sorpresa parecía algo así como una lista surrealista a veces utópica de buenos propósitos: La larga noche neo liberal, Ecuador ya es de Todos, Ya tenemos presidente tenemos a Rafael, socialismo patria o muerte, las gorditas horrorosas, los sicarios de tinta, la narco valija, el come cheques, los contratos de mi hermano, mi primo Pedro el Economista, Duzac mi amigo. Entre otros capítulos componían la estructura del libro.
 
El libro verde llamado Ecuador contenía un capitulo que me atrajo mucho interés. Llevaba por título: “Mis manos en la justicia y que…” Cada vez que empezaba a leer los capítulos una fuerza indecible me conducía a la contra portada para experimentar esa sensación de (Importantísimo) que me había dejado la dedicatoria del Rafael: No obstante arrebujando con mis dedos las hojas verdes del sagrado texto proseguí con la lectura. Cada frase de su autor destilaba sabiduría. ¡ Oh!! Sapientísimo Rafael. Me dejaba perplejo tanta inteligencia: “Si quieren matar al presidente aquí esta mátenme si les da la gana”. Pedazo de cita.
 
La parte filosófica del Libro llamado Ecuador, es revolucionaria. El Dalai Lama se queda chiquito a lado de mi Rafael. Mi presi propone un nuevo hombre. El Adán y Eva ecuatoriales sin pecado originario. Regresados al Jardín del Edén bajo su luminosa guía. Mi presi lo denomina al paraíso: Sumaw Kausay, cuya deidad más notable por añadidura es él y nadie más que él. En su visión filosófica reproduce la censura del árbol del conocimiento. No hay nada que hacer mi Presi es igualito a Dios. Detesta los soberbios que osan contrariar el proceso.
 
El texto llamado Ecuador. Dedica varias páginas al tratamiento de la economía que se resumen en: mientras haya dinero gaste, mientras no haya endeude. Haya o no haya culpe al imperio. Tanta sabiduría abruma. La economía va de la mano con la política. El Estado es mi Presidente, la República con los tres poderes: Jurisdiccional, legislativo, Ejecutivo están bajo su infalibilidad. Los municipios ibídem. (Los que no están se hallan en capilla) El poder es de mi Rafael.
 
El capítulo alusivo a la comunicación huele a servicio público. Regentado por el gobierno que dice cuales noticias se deben ver cuáles no. El sub capítulo de la Reelección indefinida presidencial es lo máximo pues ve la cara de pendejos a millones de- contra revolucionarios- que decidieron que no haya más de dos reelecciones al aprobar la Constitución. Eso me gusta de mi presi que: no se anda con huevadas.
 
Un libro llamado Ecuador apareció en el velador de mi cama cuando desperté de mi duermevela sabía que al fin desperté.
Dr. Pablo Guerrero Martínez
25 de septiembre-2014
Praga desde el exilio.
happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

%d bloggers like this: