MENU
4640212088487702gallina2

by • February 7, 2014 • RelatoComments (0)1004

La Gallina de Matías

4640212088487702gallina2

No sé  cómo ni cúando Matías apareció en el mundo  habrá dormido en la mente de Dios; el amor y pasión de sus padres lo trajo o quién sabe un polvo de estrellas, despertó del sueño eterno de esa dimensión desconocida de la que  gran parte de nosotros venimos.

Mati como le decían sus amigos tomó a temprana edad noción de la vida empezó a: morir, sufrir y gozar no conocía el miedo hasta que entendió el dolor cuando por esos azares alguien cerró brutalmente la puerta del coche de sus padres machacándole sus dedos en las ranuras del Chevrolet .

Los “Grandes” le dijeron los hombres no lloraran; un nudo seco y acido se le formó a Matías en la garganta sus ojos grandes se vidriaron los cuales intentaban sollozar mientras tragaba sus lagrimas estas raudas y alcalinas caían raspando su esófago.

De ese tiempo acá el miedo ha estado presente en Mati quien se consagró a observarlo con detenimiento en la vida de los demás; cree con una sinceridad impúdica que el motor de la especie humana es el miedo, siempre recuerda como si fuese ayer que de niño alguien le dijo- si no tuvieses miedo te podrías lanzar al precipicio y morir- entendió que una cosa es el miedo y otra el instinto, que los humanos tienen miedo y los animales instinto; aceptó desde pequeño su diferencia con los animales incluso con algunos que conoció en las aulas del colegio  y la universidad.

La palabra muerte le parecía distante hasta que vio morir una gallina que luego los “grandes” la saboreaban sobre la mesa incluso se chupaban sus huesos. Como iba a olvidarla si la gallina: negra, de plumas recias con cresta de tres picos que le habían regalado a su padre debía ser cocinada con fines nutritivos por las pálidas y tiernas manos de su madre, previo a matarla con esas mismas manos.

Matías sabía que el destino del ave seria sus entrañas, lo intuía – Clemencia madre de Mati no tuvo valor para dar muerte a la espesa y negra ave- no se preocupe dijo doña Eternidad la empleada domestica con voz grave y adusta prosiguió – Señora Clemen yo me encargo.

El miedo es primo de la curiosidad y este fue virtud de Matías quien se coló al sacrificio detrás de las polleras de Eternidad ; ella sin miedo alguno tomó la gallina por el pescuezo, le apretó sin dubitación los ojos del ave saltaron como palomitas de maiz , con un cuchillo: filo, límpido y brillante le asestó un tajo directo a su garganta del cual brotó rios de sangre ; el patio quedó anegado de sangre a un tiempo que el cadáver reposaba sobre el frio cemento; el cuerpo de la gallina buscaba su cabeza que ladeada sobre un sifón había sido arrojada por Eternidad a la eternidad.

Matías me resulta un personaje curioso con el tiempo habría de recibirse como médico legista, practica cuatro autopsias a la semana y mantiene con su esposa un restaurante vegetariano; donde la especialidad es la carne de soya con sabor a plumas de gallina negra.

(Cuadro Constelación de la Gallina- Grupo Retablo)

Pablo Guerrero Martínez
Praga 2014

happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

%d bloggers like this: