MENU
imagespABLO 30 ESE

by • January 8, 2016 • ArticulosComments (0)993

¡Equivocarme Quiero!

¡Equivocarme Quiero!

Los últimos meses suena con fuerza en Ecuador el deseo de unidad de las oposiciones. A tal punto llega el estruendo que el mismísimo dictador, Rafael Correa, ha mascullado que sus opositores quieren emular la vía de los detractores de Nicolás Maduro. Cuya convergencia produjo el triunfo apabullante de los partidos discrepantes en las últimas elecciones parlamentarias en Venezuela.

Venezuela no es Ecuador, la diferencia radica que en Venezuela no existe el movimiento indígena “ecuatoriano”. Que aun siendo fortísimo en cuanto a su capacidad de movilización. Su dirigencia penosamente es atávica a ciertos dogmas etnocentristas ( con xcpeciones honrosas) que la mayoría de ecuatorianos no suscribe. Por otro lado se tiene a un brillante conservador, Guillermo Lasso, y su “partido político” CREEO. Lamentablemente esta “organización” parece más una empresa electorera que un partido político propiamente dicho. En medio de estas antípodas. Pululan PSP de los hermanos Gutiérrez con su nostálgico melodrama de su gobierno (con Lucio estábamos mejor) también merodean en el mapa político la Unidad Popular otrora MPD. Léase Partido Comunista Marxista Leninista y su necia utopía marxista, Ramiro Gonzales y Avanza hasta hace poco conmilitón de Alianza País y corresponsable en gran medida de la debacle que vive Ecuador. También hace ruido Fuerza Ecuador antes PRE del bisoño Abdala Bucaram Pulley y del provecto Abdala Bucaram Ortiz, cuya ambivalencia e inefable doctrina. Oscila entre lo anecdótico y rocambolesco.

El PRIAN al igual que CREO es una empresa comicial, nace y termina en Álvaro Noboa que aun siendo inteligente no le favorece su verbo atrancado y sus formas histriónicas de hacer política. Todos los referidos se sienten súper presidenciales, cada uno más esclarecido que otro. Solo un fenómeno metafísico haría que los nombrados se unan en torno a un programa que rehabilite la República y, no sus inocultables ambiciones que se derraman por las comisuras de sus bocas.

Rafael Correa ya no será candidato conforme lo estableció la transitoria a las enmiendas totalitarias. Su objetivo obvio y públicamente declarado es regresar a partir del 2017 con motivo de una eventual -muerte cruzada- que defenestre a los nuevos asambleístas de las oposiciones. En el caso que su candidato presidencial Lenin Moreno gane las elecciones y se preste de tonto útil para cubrir las espaldas de la trinca correista. Dadas así las cosas el pueblo ecuatoriano clama por una organización política con dirigentes que no estén inmiscuidos en el quehacer politiquero. Hasta ahora esas personas y grupos en ciernes no son tomados en cuenta por los medios de comunicación que en su momento auparon a Correa al solio presidencial.

El panorama que se avecina luce más lóbrego toda vez que la crisis económica no es una quimera mentada por los opositores. Sino una realidad incontestable que crece día a día. Golpeando a todos los sectores de la sociedad. Espero que aparezcan cuadros políticos de la talla que el momento histórico demanda. Caso contrario ninguno de los nombrados gobernará así triunfaran en las elecciones quien gobernaría sería el caos, al cual el noble pueblo del Ecuador, se acostumbró, por un hemorragia de asfalto y propagandas del régimen.

Dr. Pablo Guerrero Martínez
8 de enero 2016
Praga desde el exilio

happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

%d bloggers like this: