MENU

by • November 25, 2013 • RelatoComments (0)516

En el Exilio

En el exilio no nacen todas las cosas que deberían nacer ni mueren todas las cosas que deberían morir, al contrario  brotan a cada instante cual flores en primavera , recuerdos vívidos que logran aferrarse de a poco con la melancolía, que produce imaginar a uno con los pies descalzos sobre el pasto fresco del jardín , incluso apercibir el aroma fresco a eucalipto,  el trino de los petirojos ,al paisaje  bucólico de la tierra que a las retinas engríe si de esa tierra que  no se desprende   ni siquiera en sueños, único contacto sensitivo  con quien realmente fui y como ser y como seré  , nada hay que me ate a este gran país que no sea lo mas importante que mi alma impetra La  Libertad y Seguridad que generosamente me prodiga , su magnificencia indiscutible, su monumentalidad su cultura son bálsamos  para el alma que traviesa transmigra de la mano con la esperanza del retorno al seno de la familia, a la sazón de brebajes y potajes  al olor a casa , al olor a hogar .En el exilio no nacen todas las cosas que deberían nacer ni mueren todas las cosas que deberían morir ,no  nacen las preguntas profundas respecto al destino al motivo de la vida a Dios a Dioses a la vida la muerte , al amor que otrora me deparó Cupido ,estas siempre me trasuntaron ni siquiera la soledad ha nacido porque sigo con la misma compañía que tengo desde que la razón me hiciera  su huésped , mi propio ser arrojado  al mundo con la angustia eterna del existir del no ser del tal vez del quizá de la contemplación de la auto contemplación ,no han fallecido aún tampoco mi sentimiento de aflicción por la borrasca lóbrega que enluta  al país en manos del déspota que prevalido de la publicidad inocula en la mollera de algunos ideas toxicas que vacían de sentido sus vidas que degradan su animo tornándolos en animales parlantes del totalitarismo . En el Exilio no nacen todas las cosas que deberían nacer ni mueren todas las cosas que deberían morir, debería morir mi angustia que carcome mi tiempo si esa angustia de no volver al fin y al cabo debería nacer en mi el quemeimportismo, la liviandad la frivolidad que ha muchos los torna felices, la insustancialidad, el Sancho Panzismo eso debería nacer  pero no necio con el  hedonismo post moderno post retorno extrapolado en el espacio en brumas  a mi a ese que se aferra a escribir para no morir .En el exilio no nacen todas las cosas que deberían nacer ni mueren todas las cosas que deberían morir. Dr. Pablo Guerrero Martínez Praga desde el exilio.

happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

%d bloggers like this: