MENU
hanged1 colgado

by • March 3, 2014 • RelatoComments (0)572

El Economista Platas

hanged1 colgado

La puerta de madera pintada de blanco: triste y absurda en letras de imprenta claramente legibles grandes y  azules  tenía un anuncio  para que todos lo veamos: “Visitas previa autorización” debajo en vocales y consonantes aun más grandes y azules se advertía: “Estrictamente prohibido visitas”. Rodolfo Cevallos agente de la Oficina de  Investigación  del Crimen de Pichincha  sin embargo abrió el picaporte como si estuviese en  casa  pasó raudo; todo lo que ocurriría  después habría de marcar la vida de Rodolfo cuyo olfato de sabueso  y mirada de fisgón  quedarían perplejos  ante  la belleza meliflua de la paciente  311 del Psiquiátrico:” Nuestra Señora de la Asunción” la paciente había pasado interna en el manicomio los últimos dos años de su vida ,  las extremidades  de la dama demente  estaban sobriamente  rígidas, se hallaban cubiertas con una frazada gruesa  de cuadros  rojos y negros  , su mirada transida contemplaba lontananza sobre la cual  rayos del sol con   gotitas de lluvia estival ,señera y pertinaz   formaban un arcoíris que iba de valle a valle  sobre la arrugada  cordillera . Leticia Negrete no se inmutó con la irrupción del detective siguió en lo suyo, que no era más que divagar en su infinita infelicidad que le había prodigado su marido  durante largos catorce años de matrimonio, de los cuales al menos siete le había sido infiel.

La crónica roja de los rotativos del país destilaba  sangre  sin embargo  Rodolfo leía con acuciosidad los reportajes para identificar alguna pista que sus averiguaciones no habían reconocido en el asesinato del Economista Vinicio Platas, consorte de la paciente 311. Vinicio no era poca cosa al contrario su complexión hercúlea así como su  morenitud: media andina media mediterránea encandilaba a las mujeres que se hallaban en edad de merecer otras  de perecer de emoción ante su verbo hipnótico oportuno y cautivador, no podían resistirse ante su rictus sensual que las deslumbraba. Vinicio a sus cuarenta años ya era un tipo famoso no solo por haber ocupado la gerencia de un banco importante sino sobre todo, por la asiduidad con que los periodistas lo invitaban a entrevistas de televisión, en cuyos platós su telegenia lo hacía ver aun más brillante, mientras opinaba de economía.

 Rodolfo se hallaba de turno en la Oficina de Investigación Criminal, hedía a tabaco barato,  la madrugada obscura y abstrusa avanzaba con normalidad; hasta que la radio de la dependencia atronó despiadada para dejar oír una voz nerviosa, entre cortada que  comunicaban el hallazgo del cadáver del Economista Vinicio Platas cuya inerte humanidad se encontraba colgada sobre el dintel de la  puerta de entrada de la casa donde funcionaba el gremio del Colegio de Economistas. Rodolfo dispuso a los subalternos no topéis nada, tomaremos procedimiento prorrumpió a un tiempo que forenses y el fiscal fueron al lugar de los hechos como alma que lleva el diablo.

Vinicio Platas era padre de dos hijos: Jaime de trece  y Gabriela de nueve, las hacía de madre también al estar Leticia  interna en el sanatorio Psiquiátrico: “Nuestra Señora de la Asunción” un año antes de su macabro deceso había conocido a Paulina, una cajera que laboraba en una lejana sucursal del banco Matriz, menudita, poquita cosa,  cuya simpatía  sonrisa cálida y animo de bien  calaron hondo en la soledad emocional que embargaban al Economista Platas , quien la enamoró, obsequiándole  estrellitas del cielo en cajitas de terciopelo  buriladas  como joyas  de esmeraldas y lapislázuli, la conducta amatoria de Vinicio hacían empalidecer al mejor de los amantes clásicos, en sabanas era un tigre como consta de la declaración que Paulina rindió ante el Fiscal.

La sala de la Casa del Colegio de Economistas apestaba a fragancias  de licor y sexo, sobre un butacón de tres asientos de cuero se encontraban compungidas y  sentadas: Paulina la chica pequeñita y a su lado Isabela cuyas manos delgadas y dedos elegantemente huesudos cubrían su rostro, al llegar Rodolfo les preguntó con voz grave y oficial, el nombre y la razón de su presencia en la escena del  crimen, sus lamentos que inundaban el espacio fueron menguando-  Isabela retiró despacio  las palmas  de su rostro dejando ver sus enormes ojos azules y oceánicos, entre sollozos jipiando contestó, soy Isabela  Armendáriz novia del economista Platas y usted señorita prosiguió Rodolfo el detective señalando a la otra mujer- gimoteando con las babas que rodaban por sus comisuras contesto:  Soy Paulina novia del Economista Platas.

Las semanas del Economista Vinicio  Platas desde un año antes de su muerte para temas  genito afectivos esteba dividida en dos: De lunes a miércoles por la noche Vinicio era de Paulina y de jueves por la mañana hasta domingo por la noche era de Isabela, las amantes de Vinicio no se habían conocido hasta tres meses antes del fallecimiento del Economista Platas. Vinicio era muy claro e inequívoco con sus “Novias” a Isabela le decía- mi amor de Lunes a Jueves por la noche me dedico al banco y presido algunos directorios por eso me va mejor departir contigo  de jueves a domingo, mientras que a Paulina espetaba  lo mismo pero al revés- puedo dedicarte más tiempo de lunes a miércoles.

Vinicio Platas vivía con sus dos hijos: Gabriela y Jaime a quienes decía que Isabela y Paulina eran sus “Tías” Gabriela no entendía nada, era chiquita, sus ojitos café saltones solo estaban preocupados por sus muñecas, sin embargo Jaime pese a ser un adolecente de pocas luces intuía  que sus tías eran algo más que hermanas para su padre, en ocasiones  iban a su casa, obviamente por separado. Vinicio había ordenado a sus pequeños no referir el nombre de Isabela cuando estaban  con Paulina ni el de Paulina cuando estaban con Isabela; Jaime fue internado de urgencia un jueves de marzo del 2001  por la tarde en el Hospital Metropolitano, se había roto el brazo en hípica,  los traumatólogos  le practicaron la osteosíntesis con éxito , su convalecencia habría de ser el motivo para el primer encuentro de sus tías y amantes de su padre, que coincidieron en la habitación del hospital ,donde el hijo de su amado se recuperaba de la lesión.

Paulina e Isabela enteradas de su condición de amantes y recíprocamente cornudas iniciaron una profunda amistad, cosas de mujeres, Vinicio reconoció su pecadillo no obstante siguió visitándolas sin caer en cuenta que entre sus novias había surgido una brutal simpatía, que con el tiempo incluso las habría de conducir tras las rejas. La camaradería habría también  de revelar de cuerpo entero al economista quien había comprado los mismos regalos para sus dos novias, las mismas alhajas y hasta los mismos mariachis para las sendas serenatas que llevaba a sus amantes.

El Economista Platas estaba enamorado de las dos mujeres y las dos mujeres también seguían enamoradas del Economista, sin embargo la amistad de las mancebas conjuró contra el pobre Vinicio Platas en julio del 2002 cuando conchabadas y de consuno  se reunieron para hacer una llamada telefónica con el modo de: manos libres- desde la  casa de Isabela- a quien Vinicio le había ofrecido matrimonio previo a dejar de tener contacto alguno con Paulina a quien también le había propuesto nupcias jurándole que no vería más a Isabela

Hola mi amor dijo Isabela Vinicio contestó hola flaquita como estas luego la flaca prosiguió mi vida te llamaba para comentar que la Luna de Miel podría ser en Acapulco lo que tu digas contestó Vinicio; luego Paulina entro al ruedo y espetó o mejor Vini como ella le decía podríamos ir de luna de miel a Buenos Aires. ¡! Como! ¡Manifestó  el economista y a continuación Balbució: Paulina- Isabela- sí -a dúo  gritaron las mujeres con rabia. Vinicio Platas musitó con ternura tenemos que hablar los tres personalmente, las amigas, tías y novias dijeron si tenemos que hablar, en media hora nos vemos en el Colegio de Economistas concluyó Platas, muy bien dijeron todos.

La exhumación del cadáver de Vinicio Platas se llevó en una mañana soleada su cuerpo  descompuesto hedía a kilómetros, el cuerpo hercúleo estaba hinchado, la mueca de la muerte torcida y purulenta contemplaba a Rodolfo,  el legista  cortó el cuello para establecer si la causa de la muerte había sido suicidio u homicidio, las imágenes de las declaraciones de Isabela y Paulina surgían  a la mente del detective, cuya hipótesis era un crimen pasional, después que el trió  de amantes no se avino aquella noche donde apareció estrangulado el cuerpo de Vinicio Platas ,sin embargo la fractura raquídea y la eyaculación post mortem daban razón del suicidio.

Vinicio Platas medía más de un metro ochenta y siete centímetros  pesaba doscientos kilos con tales circunstancias resultaba físicamente imposible que dos damas hubiesen logrado colgar su cadáver del dintel de la puerta. Rodolfo declaró policialmente  el caso cerrado.

Isabela y Paulina ahora recorren los juzgados no por el proceso penal que  fiscalía instauro en su contra sino litigando porque algún juez de lo civil reconozca  su derecho a estar casadas entre sí.

Dr. Pablo Guerrero Martínez.

Praga-3 de marzo-2014-

 

 

 

 

 

 

 

 

 

happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

%d bloggers like this: