MENU
1560616_593515234048296_861125224_n

by • January 27, 2014 • RelatoComments (0)479

Él Abuelo Tarquino dijo por los Médicos

Tuve nueve hijos con la Pastoriza tres se hicieron médicos ya están  mayorcitos: Carlines  él primero tiene 70 es  gastroenterólogo él segundo se llama Cliserio es urólogo saca  próstatas exhaustas, al tercero  le bautizamos con  el  nombre de Minervo es traumatólogo, todos fueron alumnos del Dr. Paltan desde guambras  estudiosos quemaban sus pestañas para entender medicina

Nicomedes es hijo del Cliserio también es medico trabaja con el taita su especialidad es la neurocirugía pediátrica; su esposa  es su colega buena moza es la doctora es Vasca se llama  Almudena Abrisqueta se vino detrás del nieto se conocieron en Madrid haciendo  practicas en el Hospital  Gregorio Marañón es intensivista de guaguas, salva angelitos 

Me vinieron a visitar el domingo  mis hijos médicos con las nueras; él Nicomedes y la Almudena también vinieron, el  motivo  fue él nuevo Código Penal; la Pastoriza les brindó mistelas, nos sentamos alrededor del gramófono RCA que mi mujer le tiene ladeado en la sala debajo de un cuadro del Kigman

Papa dijo él Cliserio yo se que usted  casi no ejerce la abogacía sin embargo al buen músico el compas le queda ¿Qué  criterio le merece esto de la tipificación de la mala práctica médica? Tarquino re adoptó ese porte de Justiniano que los juristas asumen cuando se les consulta algo; transido de importancia dijo ya revisé está equivocado el economista criterio de quicuyo tiene,  habla que ha cedido a las presiones de los médicos en un 80% como si el derecho fuera  estadísticas -Las visitantes querían saber más- Tarquino espetó las palabras: Innecesario, peligrosas, e ilegitimas que había  mascullado Correa la víspera en la sabatina

Lo innecesario es atribuir responsabilidad penal tratando a los doctorcitos como criminales; parece que los revolucionarios no leen el Código Civil. Tarquino se reincorporó dejó el sofá tan viejo como él y apoyado de un bastón se dirigió a su estudio los demás lo siguieron; del anaquel de libros sacó un código Civil prorrumpiendo actualizado a enero del 2014; luego babeando  sus dedos tembleques  pasó las paginas  una tras una, viendo fijamente a los ojos negro azulados de Almudena espetó- hazme una fineza -hija por favor lee el artículo 2214

Almudena previo a pasar la mistela por su inagotable cuello manifestó Titulo Trigésimo Tercero Art. 2214 Código Civil a continuación leyó:

“- El que ha cometido un delito o cuasidelito que ha inferido daño a otro, está obligado a la indemnización; sin perjuicio de la pena que le impongan las leyes por el delito o cuasidelito.”

Tarquino recordando su cátedra en la Central de Derecho Civil luego dispuso a su nuera la Rosalba leyese el Artículo 2220 Rosalba halagada leyó:

Art. 2220.- Toda persona es responsable, no sólo de sus propias acciones, sino del hecho de los que estuvieren a su cuidado.

Así, los padres son responsables del hecho de los hijos menores que habiten en la misma casa.

Así, el tutor o curador es responsable de la conducta del pupilo que vive bajo su dependencia y cuidado.

Así, los jefes de colegios y escuelas responden del hecho de los discípulos, mientras están bajo su cuidado; y los artesanos y empresarios del hecho de sus aprendices o dependientes, en el mismo caso.

Pero cesará la obligación de esas personas si con la autoridad y el cuidado que su respectiva calidad les confiere y prescribe, no hubieren podido impedir el hecho.

Tarquino vio las caras de sus hijos cuyos ojos hablaban por si solos como diciendo papa estamos hablando de derecho penal no civil; él los conocía como haberlos parido por lo que, alzando su  crepitosa voz afirmó. El derecho penal es de ultima ratio es decir se utiliza como última razón circunstancia recogida en la constitución de Montecristi y en el actual código Penal así como en el COIP; lo que significa que les están viendo la cara de pendejos los actos irresponsables de los médicos jamás son penales sino civiles, asi digan lo que digan , sabrán disculpar balbuceo el anciano jurista dirigiéndose a las damas

El anciano abogado con tono sentencioso manifestó. Una sociedad que tolera que sus médicos sean tratados como delincuentes está profundamente enferma unos médicos que permiten ser tratados como delincuentes no merecen ser doctores

Doña Pastoriza anciana lúcida y brillante cuyo porte aristocrático no podía ponerse en duda, motejada por los allegados como  patrona blanca, también sentenció; clarito esta lo que quieren hacer es ponerles de lado para  que vengan   médicos comunistas, cubanos, esperemos que Santa Marianita de Jesús mi pariente; se haya equivocado cuando dijo que Quito no se acabaría por los terremotos sino por los malos gobiernos. Aunque éste Correa ya hizo más daño que el terremoto de Ambato.

Dr. Pablo Guerrero Martínez

Praga desde el exilio

28 de Enero 2014

happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

%d bloggers like this: