MENU

by • November 22, 2013 • UncategorizedComments (0)673

Ecuador ¿Socialista toda Una Vida?

Sobria, adusta, imponente, circunspecta, glacial así era Artemisa Dorado viuda de Manjarrez ,madre de Diego Manjarrez Dorado  a quien dio a luz allá por el año de 1927 en unas de sus propiedades que había heredado de su abuelo  gallego ubicada en la frontera andina , colombo ecuatoriana ,-de hecho y de derecho la frontera escindía en dos la heredad llamada ¨Los Cipreses del Dorado  ¨ – mitad colombiana mitad ecuatoriana- no obstante que antes de 1830 todo se llamaba Colombia salvo para algunos chauvinistas que pomposamente la intitularon  :  ¨ La  Gran Colombia¨ .El Latifundio se hallaba incrustado entre  nubes densas y frágiles a tres mil metros sobre las salinas y espumosas olas del Pacifico   su verdor endémico oscilaba con arrayanes, sobre la yerba mojada de enero  pastoreaban taciturnos : vacas, mulas,  caballos ,alpacas, avistados desde el firmamento  por los ojos rojos ,ígneos,incandecentes, sanguinolentos   de bípedos místicos, aéreos,  negrí   plumees, dueños del cielo de aquellos lares -cuyas alas abiertas en vuelo de cóndor – desgarraban el   silencio bucólico donde transcurría la infancia y pubertad de Diego : Diego exclamó Artemisa en tono altivo e imperecedero¿ dónde te has metido donde andas? , repitió su madre , el párvulo apareció de la nada sus nueve años  desparpajados, descomplicados, deschavetados con sus canillas flacas como carrizos  llenas de barro inspiraban  ternura, sobre su pelo   chureado más  castaño oscuro más que suco naranja  brincaban aún traviesas  gotas de  garúa que descendían  sobre su rosto delatando el brillo de su alma  – aquí estoy mamá- espeto el bullebulle con  sonrisa infinita musitando indulgencia sus  mejillas rubicundas quemadas por el frio del páramo doblegaban  la tesitura del reclamo materno , el mozuelo tiritaba todavía por  las ventiscas que penetraron  en  sus  huesecillos , las ráfagas frioleras no hacían distinción de clase, edad o género  todo habitante de Rumichaca  atenuaba el clima con el uso del poncho, hijo de la capa y el sayo , ¡!!Carajo exclamó  la hacendada: ´¨ no puedes andar como perro sin dueño y oveja sin pastor  ¨ dispendiando el tiempo por las quebradas – A continuación  modulando su voz Artemisa  exclamó- en diez minutos te quiero ver presentable en la mesa para cenar. El pequeño Diego luego de asearse con agua pura que brota de las fuentes del Cumbal  que  sacó de una escudilla de losa  floreteada, ladeada en  una esquina de su dormitorio, descendió breve al comedor, en cuyo rincón respiraban jadeantes  brasas de leñas ardientes dispuestas en la boca  de la chimenea  por donde salían ingrávidas  piscas de humo  entreveraeradas con  aroma  a guiso  y miel que provenían del horno de la cocina -. La silla de cedro tallada frente a la cabecera  de la antigua mesa de los Dorado yacía vacía su soledad simbolizaba el respeto al padre ausente del muchacho que se ganaba la vida comerciando vitrolas RCA VICTOR por los pueblos y añejos de la geografía  de la región -al tiempo que Artemisa regentaba Los Cipreses del Dorado y se entregaba con diáfana pulcritud y pecaminosa dedicación a la crianza de sus hijos, sobre el mesón de laurel no se hallaba la biblia se encontraba una edición añil antigua  del volumen laico:¨ Manual de Urbanidad y Buenas Maneras  Para el Uso de la Juventud de Ambos Sexos ¨ de autoría del venezolano Manuel Antonio Carreño Muños, que Artemisa  lo repasaba pausadamente  previo el inicio de las comidas  dominicales: ¿Qué deberes tiene el hombre para con Dios?¿ Que deberes tiene el hombre para con la Familia? ¿Qué deberes tiene el hombre para con su Patria? prorrumpía la abnegada madre al leer el Manual los vástagos como siempre  escuchaban marmóreos sin pestañar, contestaban: honrarlo, quererla, respetarla, defenderla- de tanto repetir  las contestaciones quedaron buriladas en el espíritu de la prole impronta indeleble que  habría de acompañarlos por el resto de sus días como virtud inagotable que adornaba su conducta. Juan Esteban el primogénito luego de sacar la cuchara de su boca que le permitió deleitar los sabores del caldo de gallina que habían engordado antes del invierno espetó: Madre le refirió la tía Manuela que frente a su finca en  el ejido del cabildo se han levantado carpas de diversos colores dentro de las cuales señoras con faldas hasta el suelo por centavos leen el futuro. Artemisa no se apuró en contestar quedó ensimismada  el silencio se apoderó del lugar los chicos pensaron que había sufrido un sincope sin embargo luego de apurar a su boca un poco de vino hervido dijo: Mis amores la ausencia de vuestro padre me impetra a comunicarles cosas que debe hacerlo él empero al encontrarse  en Quito me veo compelida a deciros asuntos que competen a los hombres, desde el Benjamín de los Manjarrez Dorado hasta el primogénito pasando por los intermedios cundió el temor la solemnidad  con que Artemisa afirmó el tema reservado solo  a  varones no podía sino demandar la contextura de la  adustez que emergió al rostro de los comensales . Las gitanas roban a los niños espetó Artemisa  sentenciando, embaucan   católicos que se alejan de las sagradas escrituras, incluso liberales de orden, les prohíbo terminantemente   que entablen amistad con los zíngaros, cuidado con recibir caramelos de extraños , tener devaneos con damas cuando crezcan en vuestros lugares de trabajo; y sobre todo recuerden de lejos a socialistas y comunistas. Juan Esteban quedó pensando para sus adentros del porqué de la prohibiciones  perplejo y desconcertados se volvieron  sus ojos como si habría visto algún espanto de ultra tumba –Joven joven Juan Esteban balbuceo la criada Juana María: ¨ ¿Desea postre? ¿Quién más desea caspiroleta? Los tres hermanos restantes levantaron la mano  el rorro se paró incluso de su aposento , el mayor extrañado  prosiguió ido , desatendido hasta que irrumpió la voz grave de la madre de familia que dijo dirigiéndose  a Diego el pequeñín , : mientras no hayas terminado  la sopa y el segundo olvídate de tu caspiroleta- .Juana María la mucama sin que se dé cuenta su patrona guiño disimuladamente su ojo derecho para que lo alcance a ver Diego- una sonrisa inexpresiva afloró hacia el paladar de los complotados Juanita después de tres  minutos retiró los platos aún por acabar que se encontraban delante de Diego  cual luminosidad de centella  y estruendo de trueno dejo el postre frente al bullebulle poniéndose en evidencia ante los presentes que al unísono  se desternillaron de risa . Los primeros rayos del sol de la mano con la brisa mañanera sorteando  eucaliptos y cañadas que venían de la cordillera golpearon  la ventana que separaba el patio de la alcoba de Juan Esteban, dos petirrojos picoteaban la ventana  cantando a la madrugada el puberto  se reincorporó sus sabanas aún humedecidas constituían el misterio del jovenzuelo- no obstante sin reparar en la diluida polución luego de la higiene física y espiritual que ofrendaba a Dios con rezos y salmos se dirigió a las pesebreras para ensillar a Pambele su caballo alazán con quien debía emprender viaje hacia Tulcán  para  llevar la encomienda a su Tía Manuela conforme lo había dispuesto Artemisa su madre-Él mozuelo se sorprendió  al ver a Diego su pequeño hermano con botas de montar y presto a ser su compañía para el periplo Juan Estaban balbuceo:- Diego tu no vas a venir conmigo-   llévame por favor ripostó  el impúber porfa porfa¡¡¡ mientras Juana María cubierta con una ruana detrás del efebo dijo: niño Juan Esteban lleve a Diego a Tulcán   para que se ocupe en algo útil su madre me pidió que le dijera que le será  de ayuda  que vaya en la Yegua Mistela que por vieja y parida le gustan los niños .El camino hacia Tulcán era extravagante , seguro, exótico, los separaban unos cincuenta kilómetros de los Cipreses del Dorado que debían sortear los hermanos jinetes por entre boscajes , arroyos, sequias y una parada técnica para que Pambele y Mistela abreven , luego de revisar las cinchas,  acciones, estribos, jaquimones  iniciaron la travesía Juan Esteban  dijo a su hermano  en tono señero si no me obedeces te llevo de vuelta¡¡ está bien hermano mayor balbuceo Diego . Pambele era un corcel brioso alazán  con  aires  alegres Mistela azabache fue fabulosa con aplomos enhiestos- trechos de la senda hacían galopar a sus bestias sin extenuarlas otros intervalos al trote y al paso- a eso de la hora del crepúsculo cuando el cielo llora alegrías y penas  dejando  ver  maculas  de linfa  miradas por la luna  fosforescente que descansa   sobre  lontananza y dar paso a la noche llegaron a la ínclita Tulcán, por sobre cuyas calzadas de piedra y motas de polvo transitaban carretas  y viandantes  atiborrados  de existencia  sobre el futuro de sus días. La complexión del frontispicio de la casa de Manuela Dorado de Zarasti  tía de los muchachos era un portento estrambótico, sus columnas neo clásicas tardías a escala extrapolaban un pedazo de la provecta Europa, previo a pasar por debajo de ellas los Hermanos Manjarrez  Dorado dejaron los jamelgos encargados en las manos del leal palafrenero de su tía quien los recibió con tanta humildad que hasta los propios caballos se incomodaron -Niños bienvenidos espetó Leandro Cuatin doña Manuelita me pidió les dé parte, la señora ha tenido un imponderable ha debido salir a Cuatis se ha dirigido a  Huaca por la helada que ha lanchado las papas  de su hacienda me pidió encarecidamente les diga que  esperen que regresará pasado mañana  que tiene  regalos por  Reyes – los agotados consanguíneos dirigidos por el paje de nombre  Israel, hijo de Leandro, fueron conducidos por dos estrechos y lóbregos  corredores tambaleantes a tientas llegaron a los aposentos que la tía Manuela había dispuesto  dejaron  caer sus agotados cuerpos sobre las camas que al tenor de una luz opaca  sobre una palmatoria de bronce  se extinguía  como el pesado día que les había  precedido . Las carpas de los gitanos estaban levantadas a cincuenta metros detrás del dormitorio donde había pernoctado Juan Esteban parecían un arcoíris que surgía de la tierra hacia el cielo, la curiosidad embriagó al joven Manjarrez que dando pasos quedos y elásticos bajó hasta el portón trasero de la casa de Manuela que se hallaba aplazado con un recio candado no desistió de conocer a los zíngaros pese a las advertencias que le hiciera su madre,  sorteando la cerca que separaba la propiedad de los gitanos brincó sobre la  verja sin reparar que todos sus esfuerzos por no ser vistos estaban siendo contemplados por su hermano quien con obvia e inocente naturalidad siguió los pasos perdidos del mayor  sin que Juan Estaban  caiga en cuenta – el primogénito  caminó frente a diversos toldos  como queriendo encontrar algo que había perdido- hasta que a boca de jarro tropezó con  Jaya- cuya esbeltez se posaban sobre sus torneadas piernas  morenas que fulguraban dentro de la trasparencia de su larga falda de popelín, la gitana lo quedó viendo con sus ojazos negros penetrantes los de Juan Esteban   a su vez nerviosos miraron  a ella bella más joven que madura  misteriosa su piel trigueña aceitunada contrastaba con sus pupilas obscuras. Jaya musitó  con voz aterciopelada buenos días ¿Te leo las cartas quieres saber tu futuro? Al tiempo que chisteaba un mazo de naipes  desgastados en sus sensuales manos mientras Juan Estaban  nervioso se mordía los labios para que el chirrido de sus dientes no llegue a los Oídos de Jaya una vez más insistió Jaya : ¿te leo las cartas?   sus labios carnudos, rutilantes se hacían más grandes y rojos bueno contestó él, atónito y maravillado la gitana le invito a pasar al interior de su carpa: por favor siéntate exclamó la anfitriona el mancebo se dejó caer suavemente sobre sus isquiones que se amortiguaban con la convexidad de sus  propios glúteos  ella como un ser alado descendió al suelo para postrarse sobre sus rodillas frente a Juan Esteban tomó su mano entre la suya  miró la tersura de su palma  señal inequívoca del gusto que habría de sentir dentro de su cuerpo Jaya espetó imperativamente baraja los naipes con tu mano izquierda ¿Esta limpia tu mano pregunto ella? Juan Esteban vio ladeada en el ángulo izquierdo del suelo dentro del toldo una jofaina despostillada ¿puedo? Balbuceo  bien puede replico la gitana  estirando su extremidad derecha tomó el cuenco dejando caer el líquido vital sobre su palmas secándolas a continuación con la toalla que deposito la adivina  en sus dedos –Juan Esteban tomo el mazo de cartas las barajo tres veces a pedido de la pitonisa luego a solicitud de la vidente ordenó los naipes en forma de cruz Jaifa   pronuncio  con voz alambicada :  hombre toma con tu mano zurda  una carta  luego la destapas y así sucesivamente por sietes veces- Juan Estaban extendió su brazo izquierdo tomo la baraja  que se hallaba en el centro de la cruz  al virarla la gitana suspiró extraviando el aliento y con él parte de su alma , se trataba de la imagen de un ataúd de madera humilde sobre el cual yacía un candelabro de plata con siete velas negras de cera encendidas, tímidamente centellantes , detrás se advertía ramas de acacias símbolo de la inmortalidad, el catafalco se encontraba sobre  poyos de cemento sin revocar  que descansaban por sobre una alfombra  persa con iconos geométricamente  irregulares  y un suelo  mosaico de cuadros blancos y negros. Juan Esteban quiso cejar en su aventura empero administrando estoicamente  sus miedos  con disimulo tomó otra carta del extremo derecho de la cruz la viró y sobresalió la imagen de una niña de cabellos rojos rizados dentro de un entablado  campirano  de un dormitorio cualquiera detrás un niño debajo de un  dintel entre dos columnas jónica y otra corintia , la lividez que le había dejado la carta  anterior  a Juan Esteban se diluyó  – toma otra naipe gentil hombre pronuncio Jaifa al tiempo que desabotonó los tres primeros botones verdes de su transparente blusa   dejando expuestas a la vista de Manjarrez Dorado dos areolas redondas  cafés claroscuros  que llenaron de sangre caliente sus cuerpos cavernosos recónditos habitáculos de su libidinosa  juventud – al develar el séptimo naipe salió la imagen de dos amantes semi desnudos la mujer  de la carta cubría apenas sus zonas erógenas lo propio el Júpiter visibilizado en el naipe Jaifa tomó la baraja sintió varios tipos de cosquilleos agradables que recorrieron su humanidad  electrocutando   poros piel y un poco más, su rostro gitano se ruborizó  Jaifa con natural sensualidad pasó su carnuda   lengua humedeciendo sus labios  dejando el roció húmedo  de su lasciva sobre su boca él sin contenerse acerco la suya y rozaron: labios con labios boca con boca  cuerpos con cuerpos y almas con almas -el futuro de Juan Esteban quedó marcado por los naipes, un constante renacer entre faldas e hijos esparcidos por varios lares habrían de perseguirle de por  vida , las cartas mágicas leídas por Jaifa no aclararon el futuro definieron sus días  más que admonitorios providenciales .

Abril aguas mil mayo hasta que se rompa el sayo junio hasta que se haga puño prorrumpió el excelso Abogado Economista  y catedrático Doctor  Carlines Trevijano de Orbes,  profesor Emérito  de Derecho Civil  de la que fuese la Real Pontifica  Universidad San  Gregorio Magno sucedánea de la Universidad de San Fulgencio ,  la más antigua de la Real Audiencia de Quito que había dejado de llamarse tal a partir de 1836 cuando el ilustre padre de la Patria Presidente, Vicente Rocafuerte y Rodríguez de Bejarano ,constituyo por decreto firmado con su puño escribiente la creación de la Universidad Central del Ecuador, casona del pensamiento -a la que Diego Manjarrez Dorado habría de ingresar allá por el año 1940- los alumnos al escuchar al maestro de Jus  Civilis  Trevijano de Orbes también oían las constantes gotas que  copiosamente saltaban sobre la techumbre de tejas de barro cocido  que con mansedumbre espiritual  tenían a buen recaudo a los universitarios del pertinaz aguacero permitiéndoles así interiorizar el   alma  de las leyes,  el edificio donde funcionó la Universidad era un portento de la arquitectura republicana  , las carreras de derecho y economía estaban subsumidas quienes las cursaron  por esos días a más de recibirse como juristas lo hacían como economistas .Diego Manjarrez Dorado desde muchacho fue inquieto e inquietante  al llegar desde su Rumichaca eglógica a la capital a estudiar  contempló el sello que caracterizó  la San  Franciscana Ciudad , monumental, barroca,  eminentemente política , burocratizada , acartonada, taurina, apergaminada, también socializante, marxista, pacata, conservadora, clerical, , fraterna , urbe  que afloró de   cañadas,  se dejaba estar tranquila y apacible por entre laderas zigzagueantes –  Carlines Trevijano de Orbes luego de aludir la coloquial frase alusiva al clima de Quito continuo su enseñanza explicando la importancia de la propiedad privada dentro de la civilización- siempre advirtió  que la forma de organización social pre colombina fue primitiva, justificaba su criterio en el hecho  que los naturales   no conocieron en estricto sensu la naturaleza jurídica  del domino, puesto que   la propiedad  no era privada sino comunitaria y supeditada siempre  a la personalísima visión de  los caciques y  fuerza bruta de los más recios, manifestaba que el incipiente desarrollo que tuvieron los pueblos ancestrales precisamente se debía a este particular ,  al ensañar los modos por lo que se adquiere el dominio de las cosas exclamaba de manera grandilocuente que propiedad es reconocer el esfuerzo ajeno para que los terceros pueden libremente disponer de sus bienes sin más limitación que su propia voluntad, decía la propiedad ha de  ser un  valor ético absoluto que  no debe relativizarse- cuando esto ocurre comentaba se abre la puerta para el abuso y la tropelía de los autócratas- es más justificaba la razón de ser de la fuerza pública del Estado para garantizar la propiedad particular empero  que la Capital para esas épocas ya entretejía consiente  e inconscientemente los dogmas de la fe católica con los marxistas referentes a la distribución de la riqueza, la década del 1930 fue un continuo caos comenzando con la defenestración del Presidente Isidro Ayora la guerra de los cuatro días en 1932 que destituyó  al Mandatario  Neftalí  Bonifaz  y aupara a Velasco Ibarra   luego a  Federico Páez, El efímero dictador  Enríquez Gallo, y ulteriormente el Dr. Carlos Arroyo del Río  con algunos encargados del poder entre trance y trance  . El Dr. Trevijano de Orbes espetó a sus discípulos dentro del aula: Vosotros vais a ser juristas como tales al ejercer vuestra  profesión deberán guardar reserva de aquello que depositen en su conciencia vuestros clientes, seréis : ¨confesores laicos¨ me permito comentaros esto toda vez que la próxima clase, que será la semana entrante, he invitado a motu proprio a  un intelectual de fuste que no quiero antelar su nombre , se trata de un diplomático critico a los gobiernos que han asumido sucesivamente el poder  de esta década que fenece  , su presencia no obstante que fue profesor de esta casa de estudios a más de un acartonado   estorba, el académico disertará sobre temas relacionados con lo que ocurre en Europa haremos un paréntesis del Jus Civilis para que tengáis noticia de lo que acontece  al otro lado del charco, la curiosidad como neblina espesa  se apodero del lugar los educandos se preguntaban quién era el ilustre personaje que Trevijano quiere presentarnos, el súper secreto académico dejó de ser una aspiración del profesor  los comentarios   y cotilleos en los corrillos de la casona no se hicieron esperar  el chisme fue  de tal magnitud que llegaron a los apéndices auditivos de varios maestros lo que obligó a Trevijano de Orbes a formalizar la invitación del misterioso erudito ante las autoridades de la Universidad que pese a los temores del invitante recibieron con agrado el nombre del Dr. Tarquino Marín que por esos días se encontraba en Quito en uso de sus vacaciones como diplomático itinerante en Europa. El aula magna daba cabida a 300 estudiantes su acústica permitía que las alocuciones reverberen   oscilantes por sobre el entablado y el techo, las ventanas de cristal rocoto contenían las ideas dentro del habitáculo – la conferencia fue anunciada para el día jueves 4 de junio de 1940 a las diez de la mañana- Ese mismo día cuando la aurora estaba en ciernes y el alba  venció  la densa noche  del barrio de la Mariscal, dentro de una casa con aires de chalet  , solera, prestigiosa y prestante;  frente a un espejo plano  biselado, de cuerpo entero se reflejaba la cara adusta, longilínea , recién afeitada que dejaba ver una opacidad azulada sobre la piel cuyo tono índigo ibérico era del mismo color que las cejas nutridas y sedosas que circunscribían la parte superior de los ojos grandes , morenos y algo rasgados de Tarquino Marín-quien ensayaba  distraído  el nudo Windsor de su corbata concho de vino que hubo de chantarse por debajo de las aletas  blancas de su camisa,  al tiempo que   repasaba para sus adentros las líneas que habría de prorrumpir de su charla magistral, no puedo incurrir en yerros se decía en voz baja son tan conservadores  (curuchupas) como marxistas tan clericales como leninistas, debo ser prudente, moderado, discreto, pero en ningún caso mojigato , modoso y menos aún  altisonante, debo marcar  la diferencia con los oradores connacionales que hacen de la diatriba deletrea el estilo de su retórica para desgracia de la Patria. Carlines Trevijano de Orbes lucía tenso no obstante al dirigirse al respetable público espetó Autoridades que decoráis el proscenio, estudiantes, señores, señoras periodistas seáis bienvenidos a la Universidad Central del Ecuador que el día de hoy fiel a sus principios filosóficos , académicos, culturales tiene a bien en presentar al Dr. Tarquino Marín destacado compatriota que honra con sus luces al servicio exterior internacional desempeñando un papel trascendente para la vida de la Nación y Estado Ecuatoriano ,luego de leer su curriculum  concluyo diciendo: Dejo en el uso de la palabra al Profesor Tarquino Marín quien hablará sobre la realidad mundial, los aplausos no se hicieron esperar al tiempo que el disertante caminó elegante hacia el atril no se apuró en articular palabras hasta que el auditorio estuviese silente solo cuando escuchó el revoloteo de las  alas de una infaltable mosca  inicio su disertación pausado sin precipitarse , vocalizando bien las palabras dijo frugalmente :Señores de la mesa académica profesor Carlines Trevijano de Orbes , público en general es para mí un honor dirigirme a ustedes no quiero que mi charla sea un monologo, la verdad subyace en vuestras almas y debe dar a luz mediante el dialogo conforme enseñara Sócrates  cinco siglos antes  de la era cristiana aún a riesgo de que en este auditorio puede estar agazapada bajo la sombra el espíritu de Anito, usaré la mayéutica con el sano propósito de interrogarlos para que de sus propias conclusiones aflore la verdad y no sea  mí criterio a priori el que se imponga por sobre su sano  discernimiento- su casi metro ochenta de estatura  le  daba la  imagen de un tribuno más aun que Tarquino llevaba sobre su rostro  pegada una nariz de punta romana, moviendo pausadamente su mano derecha como si fuese un prestigitador medieval la llevó dentro de su chaqueta de casimir príncipe de Gales sacó un papel ceremoniosamente y dijo no os asustéis no leeré más allá de cinco horas , el auditorio entero sonrió él continuo con rigor sabiendo que el hielo natural entre conferencista y auditorio  empezaba a derretirse  con su venía solemnemente espeto dirigiéndose hacia el decano quien bajando la cabeza asintió- Tarquino leyó lo que decía el papel:

  • ¨ Pedimos que el gobierno emprenda la obligación sobre todo de proveer a los ciudadanos con oportunidades adecuadas para el empleo y para ganarse la vida. No se debe permitir que las actividades de los individuos choquen con los intereses de la comunidad, sino que deben ocurrir dentro de sus límites y ser para el bien de todos. Por lo tanto, exigimos: … el fin del poder de los intereses financieros. Exigimos la distribución de beneficios en las grandes empresas. Exigimos una amplia extensión del cuidado a los mayores. Exigimos… la mayor consideración posible con el pequeño negocio en las compras de los gobiernos nacional, estatal y municipal. A fin de hacer posible que cada ciudadano capaz e industrioso consiga una educación mayor y así la consecución de un puesto de liderazgo, el gobierno debe proveer un aumento generalizado de todo nuestro sistema de educación pública… Exigimos la educación a cargo del gobierno de los niños dotados que tengan padres pobres… El gobierno debe acometer la mejora de la salud pública – protegiendo a madre e hijo, prohibiendo el trabajo infantil… mediante el mayor apoyo posible a todos los clubs involucrados con la educación física de la juventud. Combatimos el… espíritu materialista dentro y fuera de nosotros, y estamos convencidos que una recuperación permanente de nuestro pueblo solo puede proceder del interior en el fundamento del bien común antes que el bien individual.¨

La sala quedó anonadada  después de la impecable y prístina lectura  que fue seguida con tremenda atención por los presentes- Tarquino respiró por el estómago  hacia abajo sintiendo que su  abdomen  se expandía al empujar los botones de la bragueta de su pantalón , haciendo gala de su intuición preguntó a uno de los asistentes de cara  vivaz que coincidió era dirigente de  las juventudes del Partido Socialista que había sido fundado en 1926: ¿ Que opina del texto que he leído Señor estudiante? exclamó el Dr. Tarquino Marín – el joven camarada se ha levantado de su aposento de madera y a voz en cuello ha dicho : Estoy de acuerdo con el texto que ha leído Dr. Marín el interés público siempre debe estar por sobre el egoísmo burgués por sobre la propiedad individual toda vez que la riqueza pertenece a las mayorías no a quienes se apropian del sudor  de los trabajadores , además Dr. Marín  saludo su identificación con la lucha del pueblo obrero y le agradezco públicamente que haya traído a colación este mensaje oportuno para el proceso revolucionario ,la mayoría de los jóvenes  allí presentes se congratularon por la perorata del dirigente estudiantil empero  no sabían  cual el propósito que animó a Tarquino a leer el documento que con tanto agrado recibió el joven socialista- quien con su intervención además  dejaba  entrever que Tarquino había cambiado su visión crítica del marxismo- .Tarquino a continuación prorrumpió no me agradezca todavía deme chance de terminar la lectura ,el desconcierto brotó al rostro de los universitarios que musitaron para luego hacer silencio- si no me agradezca aún nada -continuo- Tarquino manifestó permítanme  referir cuando y quienes son los autores de la declaración que  leí : lo que acabáis de escuchar estudiantes fue escrito hace veinte años en Múnich Alemania es la parte medular del Programa del Partido Nazi OOOOO se escuchó un murmullo que se extendió ooooo como si se tratase de una estampida de vacas arriadas por su propia locura .Si señores ¿vosotros conocéis que significa  Nazi? los educandos callaron y el expositor dijo aumentando su tono de voz como si se fuese  tenor   de ópera,  para que no quedase duda alguna- Nazi es Nacional Socialismo- escúcheseme bien Nacional y Socialismo, es decir que su comentario Sr. estudiante  en el fondo y en la forma es Nazi Nacional Socialista- los presentes rieron a carcajada limpia. Tarquino emitiendo un criterio superviniente atiente al hecho de las simetrías entre Nazis y socialistas  una vez más llevó su mano hacia el bolsillo izquierdo interior de su chaqueta y puso otro papelito entre sus dedos , se acomodó el marco de los lentes de carey grueso y espetó- su compañero ha demonizado el egoísmo todos lo han escuchado ¿No es verdad?- Si convinieron moviendo sus molleras de arriba hacia abajo- oigamos lo que dijo el pensador  Adam Smith acerca de la solidaridad y la división del Trabajo lo traigo a colación por la consigna socialista que hemos escuchado de vuestro compañero: ¨ No es la benevolencia del carnicero, del cervecero o del panadero la que nos procura el alimento, sino la consideración de su propio interés. No invocamos sus sentimientos humanitarios sino su egoísmo; ni les hablamos de nuestras necesidades, sino de sus ven­tajas. Sólo el mendigo depende principalmente de la benevolencia de sus conciudadanos; pero no en absoluto. Adam Smith de su Libro Intitulado  : ¨Las riqueza de las Naciones Capitulo Segundo concluyó Tarquino  para luego  irrumpir con una serie de conceptos que se derramaban por su boca apologizando la naturaleza egoísta de las personas desdobladas en una dimensión gregaria donde la Libertad  permita  el aparecimiento de individuos egregios  –Las almas que  se hallaban en la sala comenzaban al fin  a entender la complexión  mental atípica  del Maestro, quien apuró tres tragos de agua a su boca para luego volver con otra pregunta: ¿El otrora dictador General Alberto Enríquez Gallo a más de ser mentor entre otros del funesto Código del Trabajo que otra acción realizó  contra el país ? Él joven socialista que había intervenido y  su radicalismo lo hizo ver como ignorante  giró en ciento ochenta grados sin urbanidad alguna su pescuezo que  crujió como aldaba oxidada   en dirección hacia la fila que se hallaba  detrás, comentó con  tono de voz más alto que bajo para que  lo escuchen   a un legendario dirigente del Partido Comunista del Ecuador: este es un burgués ¡!!Hijueputa¡¡ masculló-El Bolchevique criollo que había adoptado en su rostro una sotabarba al estilo  Lenin quien escuchó el injusto adjetivo proferido contra el Dr. Marín  y  a renglón seguido levantó la mano para pedir el uso de la palabra ,la misma que fue concedida de inmediato por el Dr. Tarquino   quien digo : Tenga la bondad lo escuchamos profesor- el comunista no era alumno de la Universidad menos aun  catedrático sin embargo los niquelados que pintaban de nieve sus cienes lo hacían ver como anciano precoz, la cortesía natural  con qué el conferenciante trató al estalinista le movieron el piso por breves segundos empero cual torbellino gritando dijo ¿Cómo que el Código del Trabajo es funesto? Ud. Tarquino desea llevar a engaño al auditorio a la juventud con una repregunta de comisaría, el Código del Trabajo no es instrumento funesto todo lo contrario es el medio para equiparar la dicotomía entre el capital y el trabajo –Tarquino exclamó para sí  con aristocrática espontaneidad ¡!A carajo¡¡ un rojillo más, sabía que habría entre vosotros un Anito afirmó para luego espetar, Su observación es oportuna no obstante permítame preguntar ¿Que entiende por capitalismo? más de uno , de los presentes, alzó la mano para contestar sin embargo  el barbudillo balbuceó: Capitalismo es la concentración de capital por la explotación que se hace del trabajo al obrero es acumular capital sobre la base de no reconocer el esfuerzo del trabajo como elemento del precio en las mercancías del capital jadeó,  tocaba el turno lógico de hablar al profesor quien con mucha clase proclamó Ud. ha cometido una tautología- wow exclamaron los dicentes   la expresión onomatopéyica circundó el salón- Si señores alumnos afirmó Tarquino Marín  no se debe definir con la misma palabra que se intenta definir-  capitalismo es capitalismo le faltó decir capitalismo según su reiteración sería Quito por ser capital de la República  los cursantes nuevamente  rieron  -Tarquino prosiguió  permitidme recordar la raíz etimológica de capitalismo esta viene de capitus conforme les habrá enseñado el Maestro Carlines  Trevijano de Orbes en Derecho Civil , capitis es capacidad condición inherente de las personas para celebrar contratos de compra venta de bienes y servicios sin intromisión estatal  , los ánimos caldeados bajaron de tono  y el expositor insistió en su interrogante: ¿ El otrora dictador General Alberto Enríquez Gallo a más de ser mentor entre otros del funesto Código del Trabajo que otra acción contra el país realizó?   Diego Manjarrez Dorado alzó la mano recordando la advertencia que algún día su madre le hiciera  en Los Cipreses del Dorado de no entablar relaciones con  socialistas y comunistas- yo quiero hablar dijo Diego que se hallaba con el atuendo característico de universitario de aquellos tiempos  capa obscura de paño sobre su espalda  y pantalón de lino parco, una vez más alzó la mano para ensayar una respuesta  dijo-El Código del Trabajo no es libre , la libertad es valor filosófico político intrínseco a los individuos que conformamos la especia humana es personal  – La denominada legislación social no instituye derechos para los trabajadores exclamó en virtud de que sus prerrogativas le son irrenunciables- al tener dicho sello la libertad de contratación se relativiza y les perjudica porque nadie querrá contratar sobre la base de una camisa de fuerzas que a futuro provocará que la relación del trabajo sea extra contractual o ilegal provocando obviamente desempleo- solo en la medida que los derechos sean renunciables hay libertad al contrario supone coacción al consentimiento  exclamó- luego de su aserto quedó sorprendido de sus propias palabras reconociendo un Diego distinto al que hasta entonces había conocido y a continuación dijo : contestando su pregunta Profesor otro yerro de Alberto Enríquez Gallo fue la expedición de la Ley de Comunas en virtud  que ha creado mediante norma   un Estado dentro del Estado violando así el principio de universalidad de la ley sentando las bases para  la escisión de la nación -más aun que se atenta contra el principio de igualdad ante la ley – originado en la idea de isonomia que hubiera de formular Aristóteles cinco centurias antes de la era cristiana ,- igualdad ante la ley no es lo mismo que  la idea utópica  de igualdad social en el que trasunta un peligroso igualitarismo que condena a las sociedades a la mediocridad y uniformidad concluyó, Carlines Trevijano de Orbes sonrió orgulloso  . Tarquino Marín una vez que Diego había terminado su observación   condujo sus dedos hacia el bolsillo de su chaqueta la disertación estaba en el clímax la gente allí reunida se decía y ahora que sorpresa más tendrá el orador de orden –Tarquino desprendió un documento que se hallaba dentro de un cartapacio en cuya tapa se advertía iconografía agnóstica de hilo de plata oro y mercurio , al abrir el cartapacio puso en sus manos un registro oficial al que  calificó de vergüenza nacional y dijo: Ahora voy a contestar la interrogante alusiva a que otro grave error cometió el Dictador Alberto Enríquez Gallo adoptando solemnidad , seriedad, severidad  y cierto aire de grandeza intelectual leyó:

¨ General. G. Alberto Enríquez,

Jefe Supremo de la República,

Considerando:

La necesidad de garantizar a todos los ecuatorianos y extranjeros que se dedican a la agricultura y a la industria; el fácil desarrollo de sus laboriosas actividades y evitar que extranjeros indeseables negocien esquivando las normas legales con grave detrimento para el desenvolvimiento nacional;

Decreta:

Art. Único.- A contarse de la presente fecha concédese el plazo de treinta días para que todos los extranjeros de origen judío residentes en el país que no se dediquen a la agricultura o a la industria en forma ventajosa para la Naciónabandonen el territorio ecuatoriano.

Encárguese de la ejecución del presente decreto el señor Ministro de Gobierno y Policía.

Dado, en Guayaquil, a diez y ocho de enero de mil novecientos treinta y ocho. En el Palacio de IV Zona Militar.

(f.) G. Alberto Enríquez. General.  ¨

 

El auditorio quedó boquiabierto incluso los filo comunistas no podían cerrar sus amplias quijadas. Esto constituye una vergüenza para la historia de Derecho Ecuatoriano afirmó Tarquino Marín, vosotros como jóvenes deben  tener las virtudes de: razonar  y  criticar; a efecto de no endiosar  al militar Enríquez cuyas acciones social populistas conducirán a Ecuador por la ruta de la sumisión, expulsar a los judíos de Ecuador mediante un decreto es un acto xenofóbico , la década del 30 en Alemania se ha caracterizado por la expedición de leyes anti semitas como: La Ley para la Protección de la Sangre Alemana y el Honor Alemán, Ley de Ciudadanía, Ley de Prevención de Progenie con Taras Hereditarias  entre otras cuya naturaleza son anti judías  prorrumpió Tarquino Marín -Hitler sienta las bases en al mundo para una conflagración mundial en la que yace el socialismo totalitario(Nazismo Nacional Socialismo) huelga la redundancia, he de concluir manifestando que Ecuador de seguir adoptando medidas totalitarias devendrá en un estado fallido gracias por vuestra atención tomó el sombrero de copa se colocó este sobre su ilustre cacumen dejando un recuerdo imperecedero en quienes lo escucharon sobre todo en Diego Manjarrez Dorado quien siguió al ilustre personaje hasta la calle para inquirir si tenía algún libro publicado donde pudiese conocer más de sus ideas  . Tarquino dijo al pastuzo, mis libros e ideas se publicarán para después de mis días quien sabe si en la primera década del siglo xxi cuando todo sea demasiado tarde.

 

Praga- en el exilio. Junio 2013

 

happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

%d bloggers like this: