MENU
Don Quijote peli

by • April 27, 2015 • EnsayoComments (0)992

Del Quijote de la Mancha a Correa

Don Quijote pelicorrea camisa 3

Los super tecnócratas asesores del tecnócrata supremo a la sazón Sabatino de las Correas olvidaron que la mejor lección para gobernar un Estado fue la que legó el Caballero de la Triste Figura Don Quijote de la Mancha a su fiel escudero Sancho Panza.

Veamos los consejos que Don Quijote brindó a Sancho previo a que éste fuera a gobernar la Ínsula Barataria:

“ Primeramente ¡Oh hijo!, has de temer a Dios, porque en temerle esta la sabiduría, y siendo sabio no podrás errar en nada. Lo segundo, has de poner los ojos en quien eres, procurando conocerte a ti mismo, que es el más difícil conocimiento que puede imaginarse. Del conocerte saldrá el no hincharte como la rana que quiso igualarse con el buey, que si esto haces, vendrá a ser feos pies de rueda de tu locura la consideración de haber guardado puercos en tu tierra..”

El presidente no se conoce a si mismo pues de tener cabal comprensión de sus actos no se inflaría como verde zapo para semejarse al buey, pues al haberlo hecho el 30 de Septiembre. Obró con los pies siendo víctima de su propia locura.
Dejemos que hable Don Quijote:

“ …los no de principios nobles deben acompañar la gravedad del cargo que ejercitan con una blanda suavidad que, guiada por la prudencia, los libre de la murmuración maliciosa, de quien no hay estado que se escape. Haz gala, Sancho, de la humildad de tu linaje, y no te desprecies de decir que vienes de labradores; porque, viendo que no te corres, ninguno se pondrá a correrte; y préciate más de ser humilde virtuoso que pecador soberbio. Inumerables son aquellos que, de baja estirpe nacido, han subido a la suma dignidad pontificia e imperatoria; y desta verdad te pudiera traer tantos ejemplos, que te cansaran. Mira, Sancho: si tomas por medio a la virtud, y te precias de hacer hechos virtuosos, no hay para que tener envidia a los que los tienen de príncipes y señores, porque la sangre se hereda y la virtud se aquista, y la virtud vale por si sola lo que la sangre no vale”

Sabatino de las Correas atrofió el – NO- en lo que asuntos de gasto se refiere. Gastó como nuevo rico plata ajena. Gastó y malgastó el erario de la bonanza petrolera en cosas improductivas para el Estado, no le fue suficiente un avión quiso dos, viajó con sequitos inagotables de áulicos y ujieres a todo el mundo sin que aquello redunde en provecho patrio entre otros yerros inúmeros.

El régimen en su obrar no acusó ni acusa” blanda suavidad” como aconseja Don Quijote a Sancho sino feral y cerril conducta, imprudente hasta el paroxismo, empero no quiere que de aquello los medios y el pueblo musite peor murmuren. La soberbia del dictador no consuena con su origen humilde y su llano linaje no obstante aupado en la atalaya de la efímera gloria masculla contra los que llama pelucones ahíto de envidia.

Don Quijote prosigue:

“ Si trujeres a tu mujer contigo ( a la Ínsula) porque no es bien que los que asisten a gobiernos de mucho tiempo estén sin las propias, enséñale, doctrínale, y desbástela de su natural rudeza, porque todo lo que suele adquirir un gobernador discreto suele perder y derramar una mujer rustica y tonta”

Sabatino de las Correas llegó de Europa con su consorte empero la señora no asumió ser la primera dama de la nación. Debió su conyugue doctrinarle para tal efecto tanto más cuanto que tal deprecio supone un deprecio al pueblo soberano.
Una vez más dejó en el uso de la palara a Don Quijote:

“Nunca te dejes llevar por la ley del encaje que suele tener mucha cabida con los ignorantes que presumen de agudos. Halla en ti más compasión las lágrimas del pobre, pero no más justicia, que las informaciones del rico. Procura descubrir la verdad entre las promesas y dadivas del rico , como por entre los sollozos e importunidades del pobre”

La ley del encaje es la que Correa encaja a sus jueces en sus cabezas para que administren “justicia” sin tener en cuenta lo que las leyes dictan sino lo que dicta las tripas del gobierno tirano para gala de ignaros que asumen ser doctos letrados. Correa se dejó prodigar de ricos en su primera campaña incluso de “ingenuos” banqueros y hoy saca lagrimas a los pobres.

Don Quijote para terminar sus consejos a Sancho que iba a gobernar la Ínsula Barataria prorrumpió:

“También, Sancho, no haz de mezclar en tus platicas la muchedumbre de refranes que sueles; que, puesto que los refranes son sentencias breves, muchas veces los traes tan por los cabellos, que más parecen disparates que sentencias”

Sabatino de las Correas en el aciago septembrino balbució el refrán del Chavo del Ocho:
“Primero muerto antes que perder la vida” disparate dictatorial por no haber leído el Quijote.
Dr. Pablo Guerrero Martínez
27 de abril-2015
Praga desde el exilio.

happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

%d bloggers like this: