MENU
el-primer-andino-aun-sigue-rodando-20120123054020-150802dcd00ce073d970deaeea42781e

by • January 24, 2014 • RelatoComments (0)683

Del Modelo Al Modelo de Sustitucion

N

Nunca una nación se ha arruinado comerciando.” Benjamín Franklin

ü  El desarrollo del modelo estaba supeditado a la auto estima que María Elena Anzoátegui viuda de Salvatierra  había sembrado en su hijo José Julián  desde peque fue iniciado en  el modelaje  por su mami. Modelar ropa importada y en ocasiones contrabandeada era más que  una gracia; siempre  colmó  al  pequeño  de  adulos. Era madre soltera  disimulaba tal “estigma” que lo llevó por dentro como la procesión  del: “Jesús del gran Poder”. La procesión se la lleva por dentro decía

ü     No obstante se  la supo arreglar en la vida con ñeque  educó  al  guagua en un colegio particular, las pensiones iban más allá de sus posibilidades; se ganaba el pan como burócrata en la empresa de teléfonos del Estado. Telefonista  dos decía el nombramiento  en un papelito color y olor manteca

ü  María Elena fuera de las  horas de oficina del Instituto Ecuatoriano de Telecomunicaciones (IETEL)   se dedicaba también a la  venta de  cosméticos. Su  belleza  le abrían  puertas de par en par;  dama en la extensión de la palabra.  No solo  brillaba por su  larga, resplandeciente y rubia cabellera pintarrajeada  con  Loreal; sino por su don de gentes  que contrastaba armónico con sus pupilas color cáñamo. La voluptuosidad de sus inmensos senos redondos hipnotizaban

ü  José Julián Salvatierra Anzoátegui al llegar a la pubertad ya era un modelo experimentado;  al menos seis días por semana iba al gimnasio llamado: ¨El Tuco¨ tres horas  dedicaba a  ejercicios aeróbicos y cuarenta y cinco  a pesas; cuidaba la línea  pecaminosamente, no comía en exceso carbohidratos,  proteínas  las justas, alcohol poquito, bebía líquidos al borde  de la intoxicación hídrica

ü   Su complexión atlética   a más de una mujer excitaban. En  el vínculo que había forjado con el mundo del espectáculo  conoció  importadores que sufrían   las de Caín para importar. El desarrollismo económico   al que estaba sometido Ecuador  por la dictadura del General esférico horriblemente básico Bombita Rodríguez hacían de la patria una concha; las importaciones estaban prohibidas incluida  ropa de modelaje sub partida No. 356 -GRYN- Gobierno Revolucionario y Nacionalista

ü   –Diego Manjarrez importador y contrabandista en épocas de coacciones arbitrarias al comercio exterior  era el mejor cliente de José Julián y su madre María Elena. Por añadidura fue noviete  de Doña Elenita; más de una ocasión había suplido la imagen paterna  de JJ como le llamaban  los  amigos del cole

ü   Diego rozaba los cincuenta años en sus tiempos de mocedad había pasado por las aulas universitarias donde se recibió  de economista especializado en Comercio Internacional allí le cautivaron  conceptos referentes a la apertura  de mercados , el libre cambio , la circulación de la riqueza,  la disminución de aranceles y trabas al flujo de mercancías , cultivaba la buena charla, generoso , sibarita consumado, catador de vinos que traía de sus viajes de negocios , siempre recordaba que la economía no se reduce a la producción , distribución y consumo de bienes y servicios ; sino a la filosofía del buen vivir .Espetaba con frecuencia que la economía no requiere economistas sino empresarios ;que el cálculo económico era un dogal para la pobreza en nuestros países

ü  Un  día a finales de Agosto de 1974  cuando José Julián había cumplido 25 años de edad  y verano y viento  conspiraban  para solaz del alma recibió una llamada telefónica de Diego: ¡¡ring ring ring!! sonó y tres veces más ¡¡ring ringring!! José Julián  no podía atender la llamada se encontraba desnudo sobre la cama. Los olores a: pasión, lasciva y  deseo aún levitaban sobre las sabanas que habían sido honradas por la dama innombrable que  le doblaba en edad. Con ella disolvía su complejo edipico cada vez que se hallaba estresado.

ü  Empero reincorporándose como gimnasta  sobre sus  glúteos extendió el brazo derecho por sobre las carnes desnudas  de su amante ,alcanzó el receptor; algo  le decía por dentro que se trataba de una llamada importante- solía manifestar medio en broma medio en serio que tenía la capacidad  intuitiva para distinguir si la llamada  era de mayor o menor importancia  .Pretexto  que a más de una dama enamorada  cautivaba;  lo hacía  con el  fin de no proyectar malos modales post orgásmicos

ü   : Aló aló del otro lado del auricular prorrumpió Diego Manjarrez  ¿esta José Julián? Con el mismo  pronunció JJ – Eres tu como estas Diego afirmó- todo en orden  muchacho Diego aseveró -Que se te ofrece replico JJ Diego continuo -Quiero invitarte el día de mañana a cenar en el Rincón de Galicia estaré ahí a partir de las nueve de la noche. Gracias contestó José Julián ahí estaré como clavo en el madero de Cristo

El Rincón de Galicia se hallaba  en las laderas de la   Guanguiltagua.  El restaurante era   exclusivo para la alta sociedad   llegar  implicaba  esfuerzos geográficos y de orientación, sobre humanos si se trataba de  cenas;  su acceso empedrado, obscuro daban ganas de botar la toalla. Estaba implantado a filo de cumbre; lo que permitía desde sus ventanales avistar valles bucólicos , así como el trazado ambiguo del camino del Inca- que con tres vinos entre pecho y espalda permitían ver con claridad alcohólica las  almas de Atahualpa y  Francisco de Orellana.  

José Julián tres semanas antes de la invitación que le hizo Diego Manjarrez para ir al Rincón de Galicia se había dejado obnubilar por la ¨moda oficial¨:- Del modelo de sustitución de importaciones- Que retumbaron   en las propagandas oficiales expuestas por  las emisoras

La sustitutiva de importaciones se aplicó por el  Dictador Bombita  con  grupos empresariales procedieron a fabricar un coche nacional, ecuatoriano, revolucionario al que ostentosamente lo llamarón ¨Andino¨ haciendo  caro favor antropológico al concepto Andino y las cosmovisiones de sus hombres que milenariamente lo pueblan.

 El  faetón o carromato  armado en Ecuador parecía una tina de baño con ruedas delgadas extremadamente flacas, semi famélicas, llantas  anoréxicas  casi del mismo tamaño de los carritos  para bebes de la década de los sesenta ; su estructura inscrita dentro de la visión del proyecto de remplazo de importaciones se hallaba al margen de un diseño industrial de la época; sus guardafangos  eran como cornisas de  medias aguas parroquianas;  en su cabina estrecha  cabían dos personas a lo sumo; salvo si eran gordos . El balde simulaba una canasta rectangular, viajar dentro de este armatoste causaba mucho frio,  el viento entraba como invitado en casa con portones abiertos.

José Julián luego de afeitarse la barba de tres días; fumigar sus poros abiertos del rostro con colonia barata  made in  Guaranda;  bajó a la cochera para conducir  el súper Andino a la casa de su novia oficial, quien pese a no estar  invitada le pidió lo acompañe; no solo por su belleza y liviandad sino porque María Verónica Belaunde tenía el porte de Palas Atenea .Sus ojos azul marinos destacaban con  su áureo rostro sobre los cuales aparecían entre discretas y coquetas   dos cejas pobladas del color rubio castaño, de su cabellera encarrujada siempre colgaba una discreto cintillo .

José Julián y María Verónica Luego de las salutaciones insalvables tomaron el camino hacia el Rincón de Galicia; sortearon las adversidades de la carretera, se perdieron una y otra vez nada importaba los besos llenos de sus lenguas que se reciprocaban entre la obscuridad y los fulgores de la luna los transformaba en  esencia de amor.

 El Andino recalentó el radiador  José Julián pocas destrezas tenía en la mecánica automotriz; su  sentido común le hizo apagar el motor   al ver que el vapor de agua se expelía por sus ranuras, contempló absorto y aturdido  al  Andino por el cual se había endeudado con un banco del Estado y  que  a pocos días de salido del almacén ya no daba señales de vida.

 La pareja decidió  seguir la senda  a pie siempre tomados de la mano; a colmo de colmos sonó    un trueno de aquellos que provocan a más de uno santiguarse. La noche lóbrega se humedeció cayó un chubasco que malogró los trajes que la pareja vestía,  por diez minutos anduvieron  hasta llegar a la casa neo colonial  que tenía gran patio de adoquines ; al centro  se levantaba sobria  una cruz de piedra , varias carros ladeados un: Chevrolet Corvair, un Dodge Dart , un Rambler, un Saab todos de la década de los sesenta repintaditos y aún erguidos, pese al transcurso de los años, pues para esa época  tener automóviles importados último modelo era  toda  una excentricidad y epopeya.

 El  modelo de Sustitución de importaciones restringía con altos aranceles la importación de estos así como los repuestos – tres meseros   se hallaban en el patio  fumando  tabacos piel roja  ,al ver llegar a la pareja de tortolos mojados con lodo en las bastas y medias  les prodigaron saludos JJ preguntó : ¿Este es el Rincón de Galicia de la Guanguiltagua? asintieron en coro  y a voz en cuello melódicamente  musitaron como lección aprendida para sabatina parroquial,- Sí  este es el Rincón de Galicia .

 El Dr. Tarquino Marín y su señora  Doña  Pastoriza  Maldonado se hallaban sentados a mano derecha de Diego Manjarrez y María Elena Anzoátegui  su  octogenariedad  no borraban el porte aristocrático académico y virtuoso que como pareja proyectaban , mas de una ocasión habían sido embajadores de la República  del Ecuador ante distintos países de Europa, a la izquierda de la madre  de José Julián se encontraba el atildado hombre de negocios Facundo Estrada, inveterado dirigente de la Cámara de Comercio de Quito y Georgina Zarasti

 Sobre la mantelería frigia que cubría el mesón reposaban parcos e impertérritos las cubertería  y  vajilla Rosenthal; frente a cada  comensal  brillaban deslumbrantes copas Moser Art Deco escaseadas de vid –  la mesa dentro del Rincón de Galicia se distinguía entre  otras por la respetabilidad , decoro y solvencia de los personajes al punto que el entablado por el peso de los convidados se hundía entre  comentarios , sonrisas, gestos sanos y mal sanos de quienes ahí se hallaban .El maître al ver a la pareja de jóvenes  recién llegados y advertido por él Economista Manjarrez  que éstos debían arribar al restaurante  los guio  al epicentro donde pronto iban a ser testigos  de los planes de Diego Manjarrez y María Elena Anzoátegui-.

 Buenas Noches os ruego nos disculpen el atraso balbuceó José Julián  mi Andino ha sufrido un contra maquinazo; hemos debido llegar a tientas y caminando por el bosque umbrío, un breve silencio descendió sobre el  local, decenas de pares de ojos curiosos se posaron sobre los mozuelos

 Diego él  hombre de mundo y convidante de la cena  quedo atónito  su  verbo oportuno quedó aplazado; no obstante que éste   habitualmente  se regaba  con naturalidad por entre las comisuras de su boca; era la noche de su vida, y no quería incurrir en yerros innecesarios que le hubiesen costado su felicidad, a lado quien deseaba sea su esposa María Elena Anzoátegui

Tarquino al intuir lo que ocurría y con la sabiduría que dan los años bien vividos salió al quite y con una sonrisa franca no voluminosa ni de cuerpo entero  previo a toser despacito  comentó: perderse en la floresta en tan buena compañía no es un crimen sino una virtud, tomen asiento espetó  al tiempo que el hielo glacial de la atmosfera social se diluía entre risas mesuradas y prudentes

 El maître ejerciendo su oficio con decoro no sonrío y luego que el alborozo se apagaba con experimentada oportunidad preguntó a los recién llegados: ¿Un aperitivo? María Verónica Belaunde deseaba un jerez sin embargo al ver que los provectos bebían vino con voz meliflua antelándose a su novio que gustaba  beber cerveza a toda hora contestó un Vino por favor JJ que de tonto no tenía un pelo pese a su precoz alopecia sintonizó el mensaje y con sobriedad dijo lo propio

 El ritual del vino no era para Diego Manjarrez algo postizo e importado como alguno de los cosméticos que traía de contrabando  de lejanas tierras- El capitán de los meseros asumía como maestro de ceremonias su importante papel , antes de llevar el vino a los comensales  se encomendaba a San Lorenzo para que el protocolo de Baco  sea impecable, con manos de cirujano descorchó la botella de vino previo a exponerla a la vista de Diego quien con inusitada calma  sacó sus anteojos pues   la presbicia le impedía ver de cerca; tomo el envase entre sus dedos como si se tratase de un recién nacido exclamó Chateau Lafite Rothschild cosecha 1971, el maitre con delicadeza extraordinaria descorchó y a continuación puso el pequeño tarugo de alcornoque en la palma del convidante, éste lo examino y asintiendo con su cabeza dio el visto bueno para que él capitán escancie las gotas de  vid , ellas rojas serenas apacibles  con olor a robledales  cayeron frescas dentro de la copa

Diego las dejó respirar luego  examinó el contenido espirituoso su cuerpo, color, olor, llevó el cadis a su ternilla derecha  tomo la espiga del cristal bohemio con su mano diestra movió la Moser Art Deco de izquierda a derecha  una y otra vez  al tiempo que en los parlantes de la radiola marca nacional H-Clan, monumento de la tecnología  nacional dejaban escuchar el sonsonete interpretado por Julio Iglesias que decía:

 

¨Yo te quiero tanto,
y tú aun no lo sabes…
yo que te quiero tanto,
tierra de mi padre.

Quiero tus riberas
tus montes y valles
tus ojillos tristes… llenos de pesares

“Un canto a Galicia, hay,
.. Tierra de mi padre.
Un canto a Galicia, hay,
Que es mi tierra madre.”

Teño morriña, hey,
teño saudade,
porque estoy lejoohh
De esos lugares¨

Diego retiró la silla se levantó aún sobrio  dijo quiero hacer un brindis- os he invitado para hacer de vuestro conocimiento que María Elena y yo hemos decidido contraer nupcias razón por la cual brindo por ella y el amor que la vida nos depara- Tarquino Marín y Facundo  Estrada sin mirarse al unísono replicaron por ello

 José Julián quedo sin palabras sus ojos se humedecieron disimulo el sudor natural de su alma que brotaba de sus retinas ,las congratulaciones no se hicieron esperar incluso de otras mesas levantaban las copas y sonreían a la pareja-una vez que el gozo se decantó-por el anuncio prenupcial; Mará Elena con voz entre cortada y llenándose de temple como si estuviese leyendo  baraja española espetó:  no es todo lo que deben saber queridos amigos hemos decidido fincar nuestro nido de amor en los Estados Unidos de Norte América en la ciudad de Chicago los comentarios de las damas presentes emergieron curiosos : Pastoriza Maldonado con voz astringente  pregunto :¿ María Elena porqué se van tan lejos?

Porque  las importaciones cada día se restringen más por parte del régimen; las coacciones que hace la dictadura al comercio  son un abuso no hay previsibilidad para nuestro negocio sino tienes padrinos dentro de los militares  no te bautizas  no somos corruptos para doblegar nuestra dignidad ante burócratas mequetrefes. Elena Salvatierra espetó   a continuación regresando a ver a su futuro marido  prorrumpió; meses atrás Diego hizo  todas las gestiones para que José Julián venga con nosotros e ingrese a estudiar la carrera de Economía en la Universidad de Chicago.

 José Julián que no salía de las emociones encontradas que le provocó la primera noticia del matrimonio de su madre y su mejor cliente; recibió  la segunda con entusiasmo, sintió la esperanza de una vida mejor no obstante  postergó su emoción,  se regodeó  en su fuero intimo,  este bullía fuerte ausentando al soñador del derredor extrapolándolo fuera del mundo hacia otro planeta hacia otra dimensión su ¨orgullo¨ y recato lo inmovilizaron. Los invitados estaban pendientes de su reacción. JJ giró sus pupilas en  millonésimas de segundos sin que nadie lo advirtiera; quería a todo trance  tener comunicación visual con María Verónica Belaunde, deseaba su consentimiento, bajo ningún concepto   habría le  herido. Ella aceptó la invitación visual; de sus ojos azules brotó una lagrima añil  que tiño de resignación y aprobación la oferta que realizaban  su amado- José Julián  como caballero que era dijo la última palabra  la tiene  María Verónica su pregunta tenía un doble propósito; el primero formular oblicuamente a su novia peruana su deseo de casarse con ella y la segunda comprobar si ésta en realidad le amaba. María Verónica llevando su pañuelo bordado a sus ojos oceánicos para contener el profuso marino que se desbordaba de sus orbitas oculares dijo: mi amor nos veremos en Chicago

 Georgina Zarasti que no podía contener su enternecimiento inquirió: ¿Porqué Chicago y no Bogotá  Lima o Madrid? Diego espetó Colombia penosamente es peligrosa el terrorismo guerrillero de la mano con el narcotráfico hace del vecino país un destino incierto y Perú bajo la egida del Dictador Velasco Alvarado  esta aún peor que Ecuador; no hay seguridad jurídica para las inversiones extranjeras confiscan  el aparato productivo privado, no hay Libertad de comercio, Velasco Alvarado es un gorila golpista de la democracia sino pregunten  por favor  a María Verónica- Ella se limitó a sonreír; no obstante que conocía los detalles del derrocamiento de su tío Abuelo en segundo grado  el Arquitecto Fernando Belaunde Terry otrora Presidente Constitucional de la República del Perú,  todos la miraron ella dijo entre seria e incrédula que no se debe hablar de religión y política en este tipo de reuniones; no obstante por saber los entretelones del poder Pastoriza y Georgina insistieron , María Verónica capeando el vendaval de preguntas se limito a decir algo innegable el modelo de sustitución de importaciones que adoptó  es una expresión chauvinista que perjudica a los consumidores que no pueden acceder a productos de calidad al tiempo que hace del sector productivo un receptor de prebendas que atrofian su productividad; la trasferencia de tecnología no llega pues que no arriba la inversión extranjera, en lo tocante a mi pariente está claro para la gente de bien que Velasco Alvarado lo defenestró soslayando la democracia, luego de concluir sus asertos incontestables; alzó la copa y manifestó:

Brindo por los novios y el futuro economista al igual que en el primer brindis sin regresar a verse Tarquino y Facundo dijeron -por ello- esta vez coadyuvados de sus cónyuges que mirándose de reojo también exclamaron por ello – Georgina Zarasti un poquitín indiscreta y con los vapores espirituosos alterando su joven sinapsis neuronal preguntó ¿Por qué Economía para José Julián?

Diego apurándose en la respuesta balbuceó  en razón que José Julián tiempo atrás me hizo patente su interés por estudiarla sin embargo a quien debemos tal gran favor es a Tarquino éste esbozó una mirada sonriente como si algo solmene e importante tuviese  que decir; todos depositaron sus pupilas en las sienes platinadas del anciano quien afirmó : De joven por mis funciones en el servicio exterior tuve la oportunidad de entablar amistad con Milton Fridman una de las mentes más preclaras que he conocido en el mundo que a propósito  no han sido pocas.

 Milton y yo en épocas de mocedad compartimos inquietudes de la madre de las ciencias, la Filosofía- Fridman no solo es un economista de fuste sino que además es  eminente  pensador y se halla muy preocupado por el sistema cerrado que adoptan las economías latinoamericanas auto aislándose del comercio internacional; me ha referido que el gasto publico de nuestros países basados en la venta del  petróleo suscitará distorsiones  futuras que; un esquema de tal naturaleza no es duradero  que la transferencia de tecnología tiene como causa la apertura de los mercados y el clima amistoso para los inversionistas, que el fantasma del comunismo es real de carne y hueso al menos esa es mi interpretación del pensamiento Fridmaniano.

 Tarqui  como le llamaba su mujer apuró un trago de vino en su boca; llevó la mano derecha pecosa y arrugada  dentro de su chaqueta para sacar del bolsillo interno un papel en perfecto estado. Sin más preámbulos que la intención de incentivar a José Julián dijo. Me he permitido traer un breve relato didáctico que me ha enviado Milton de autoría de Leonard E Rea intitulado : ¨Yo, el Lápiz¨  que deberían leer los economistas de la dictadura, habla al respecto de lo que debe ser la cooperación internacional; que constituye un símbolo contrario al desarrollismo económico al que someten a Latinoamérica por parte  del pensamiento social demócrata nacionalista planificador  y su decadente sistema denominado ampulosamente modelo de sustitución de importaciones, todo este histrionismo académico social había sido previamente concertado con Diego Manjarrez   quien deseaba  entusiasmar a su futuro entenado; pues de su decisión afirmativa   dependía  el porvenir de su matrimonio

 Diego conforme al conchabe que tenía con Tarquino le dijo por favor estimado Tarqui si no te molesta lo puedes leer- éste con tono semi solemne dijo:

¨ Yo, el lápiz, por Leonard E. Read

Yo soy un lápiz de grafito, el típico lápiz de madera tan conocido por todos los chicos, chicas y adultos que saben leer y escribir.*

Escribir es al mismo tiempo mi vocación y mi distracción, eso es todo lo que hago.

Ustedes se preguntarán por qué debo confeccionar mi árbol genealógico. Bueno, para empezar mi historia es interesante. Y además, yo soy un misterio, mayor aún que el que puede representar un árbol, un atardecer o un relámpago. Lamentablemente, quienes me utilizan dan por sentado que soy un mero incidente, carente de todo pasado. Esta actitud me relega al nivel de algo meramente trivial. La humanidad cae así en una especie de penoso error, con el cual no podrá persistir mucho tiempo sin peligrar.

Yo, el lápiz, si bien en apariencia soy algo sencillo, merezco vuestro asombro y admiración, por las razones que más adelante probaré. En realidad, si ustedes logran entenderme -lo que realmente es mucho pedir de alguien-, si consiguen darse cuenta del milagro que vengo a simbolizar, podrán ayudar a salvar la libertad que desgraciadamente la humanidad de a poco va perdiendo. Tengo una profunda lección que enseñar. Y puedo transmitirla mejor que lo que un automóvil, un aeroplano o una lavadora de platos podrían hacerlo, en virtud

De ser aparentemente algo muy simple.

¿Simple? Sin embargo, ni una sola persona sobre la tierra sabe cómo hacerme. Esto suena fantástico ¿no es cierto? Especialmente cuando se toma conciencia que alrededor de cien a cien millones y medio de unidades como yo son producidas en los Estados Unidos cada año.

Tómenme y obsérvenme. ¿Qué es lo que ven? Sus ojos no encontrarán gran cosa -hay un poco de madera, barniz, la etiqueta, la mina de grafito, algo de metal y una goma de borrar.

Así como para Uds. sería casi imposible trazar su árbol genealógico yendo muy hacia atrás en el tiempo, también lo es para mí citar y explicar todos mis antecedentes. De cualquier manera, desearía mencionar algunos de ellos a efectos de impresionarlos con la riqueza y complejidad de mi curriculum.

Mi árbol familiar comienza con lo que en los hechos es precisamente un árbol: un cedro de fibra recta que crece en el norte de California y Oregón. Contemplen ahora todos aquellos elementos que la tarea de cortar el árbol y transportar los troncos hasta la vía muerta del ferrocarril requiere: sierras, camiones, sogas y muchos otros pertrechos.

Piensen en todas las personas y en las innumerables técnicas que intervinieron en su fabricación: en la extracción del mineral, la obtención del acero y su conversión en sierras, ejes, motores; el cultivo del cáñamo y su paso por todas las etapas hasta llegar a la soga pesada y resistente; los campamentos de los obreros con sus camas y comedores. Incalculables miles de personas han intervenido solamente en cada taza de café que beben los leñadores.

Los troncos son transportados hacia un aserradero en San Leandro, California. ¿Pueden ustedes imaginar a todos aquellos individuos que participan en la fabricación de los vagones, los rieles, los motores del ferrocarril y en la instalación de los sistemas de comunicación? Hay legiones de personas entre mis antecedentes.

comunicación? Hay legiones de personas entre mis antecedentes.

Consideren las tareas que se llevan a cabo en el aserradero en San Leandro. Los troncos de cedro son cortados en pequeñas láminas de menos de un cuarto de pulgada cada una de grosor. Las mismas son secadas y entintadas por idénticas razones por las que las mujeres ponen rouge en sus rostros: la gente prefiere que Yo luzca hermoso y no de un blanco pálido. Las láminas de madera son enceradas y secadas en un horno nuevamente.

¿Cuántos conocimientos intervinieron en la fabricación de la tinta y de los hornos, en la generación de calor, en la luz y la energía, las poleas, los motores, y en todas las cosas que una fabrica requiere? ¿Incluimos a los que realizan la limpieza de la fábrica entre mis ancestros? Si, y también a quienes vertieron el concreto para edificar la represa hidroeléctrica con la cual la Compañía de Gas & Electricidad del Pacífico suministra de energía a la fábrica!

Tampoco pasen por alto a aquellos ancestros presentes y distantes que han participado del transporte de sesenta vagones de carga con planchuelas de madera a lo largo del país.

Una vez en la fábrica de lápices -US$ 4.000.000 en maquinarias y edificios, todo capital acumulado por frugales y ahorrativos parientes míos- se trazan ocho surcos mediante una compleja máquina sobre cada lámina, después de lo cual otra máquina coloca una punta en cada una, aplica pegamento y ubica otra lámina sobre ella, formando una especie de sándwich. Entonces, siete hermanos y Yo somos mecánicamente tallados.

Mi “punta” en sí misma es compleja. El grafito es extraído de Ceylán. Tengan presente a los mineros y a todos aquellos que produjeron sus diversas herramientas y a los que elaboraron las bolsas de papel en las cuales el grafito es transportado y a quienes fabricaron las cuerdas con las cuales se atan las bolsas y a aquellos que las cargaron en los barcos y a los que fabricaron esos barcos. Inclusive los encargados del faro que guía a las naves y los operarios del puerto, participaron de mi nacimiento.

El grafito es mezclado con arcilla proveniente de Mississippi en la cual hidróxido de amonio es utilizado en el proceso de refinado. Posteriormente, agentes humectantes son añadidos, tales como sebo sulfurado, que es grasa animal químicamente tratada con ácido sulfúrico. Luego de pasar por numerosas máquinas, la mezcla finalmente luce como salida de una picadora de carne, y pasan a ser cortadas a medida, secadas y horneadas por varias horas a un temperatura de 1.850 grados Fahrenheit. Para aumentar su resistencia y suavidad, las puntas son tratadas con una mezcla caliente que incluye cera proveniente de México, parafina y grasas naturales hidrogenadas.

La madera de cedro recibe seis manos de esmalte ¿Tienen idea de cuáles son todos los ingredientes del esmalte? ¿Se le ocurriría a alguien pensar que las refinerías de aceite de castor forman parte de él? Pues, así es. Al mismo tiempo, el proceso a través del cual se logra que el esmalte tenga un atractivo color amarillo, involucra las habilidades de más personas que las que alguien podría llegar a enumerar.

Observen la etiqueta. Esa película se forma aplicándole calor a una combinación de carbón negro con resinas. ¿Cómo se producen las resinas y qué queremos decir con “carbón negro”?

Mi pequeña porción de metal, esta hecha de cobre. Piensen en todos aquellos que se dedican a la extracción del zinc y del cobre, y en quienes conocen las técnicas para producir finas y brillantes láminas con ambos elementos naturales. Los negros anillos que se observan en mi cuerpo son de níquel negro. ¿Qué es el níquel negro y cómo se lo plica? A su vez, la historia completa de por qué el centro de mi cuerpo no posee níquel negro, demandaría páginas enteras para explicarla.

Luego llega el momento de mi “coronación”, a la que poco elegantemente se la conoce en el mundo comercial como “la arandela”, la parte que los individuos utilizan para borrar aquellos errores que cometen conmigo. Un ingrediente llamado “factice” es lo que constituye esa parte de mi ser. Es un producto de características similares al caucho, hecho con un aceite proveniente de las Antillas Holandesas, mezclado con cloruro sulfurado. La llamada “goma”, contrariamente a la opinión popular, se utiliza solamente para pegar. Existen también, numerosos agentes vulcanizadores y aceleradores. Por ejemplo, la piedra pómez proviene de Italia, y el pigmento que le otorga a la arandela su color es cadmio sulfurado.

 Nadie lo sabe

¿Quiere alguien desafiar mi afirmación inicial de que ningún individuo sobre la tierra sabe cómo fabricarme?

En realidad, millones de seres humanos han participado de mi creación, cada uno de los cuales conoce sólo muy poco del resto. Podrán decir tal vez, que voy demasiado lejos al incluir entre ellos a quienes cosechan café en el Brasil y a quienes elaboran alimentos en cualquier otra parte del mundo, como participes de mi nacimiento. Pueden incluso llegar a sostener, que la misma es una posición muy extrema.

Pese a ello, debo mantener mi aserto anterior: No hay un sólo individuo entre todos esos millones de seres, incluyendo al presidente de la compañía de lápices, que contribuya a mi elaboración más que con una infinitesimal parte de conocimiento o know-how. La única diferencia que existe entre el minero que extrae el grafito en Ceylán y el leñador de Oregón está en el tipo de know-how que ambos poseen. Ni el minero ni el leñador pueden ser dejados de lado.

He aquí un hecho pasmoso: ni el minero que extrae el grafito; ni quienes conducen o fabrican los barcos o trenes o camiones; ni quien pone en funcionamiento la máquina que talla mis partes metálicas; realizan su tarea porque me quieren. Ellos me quieren tal vez aún menos de lo que puede llegar a hacerlo un alumno de primer grado.

En realidad, entre esta vasta multitud existe algo en común, que nada tiene que ver con la circunstancia de que alguna vez hayan visto un lápiz o aún de que sepan o no como utilizarlo.

Su motivación es algo que está más allá de mi propia existencia. Quizás sea algo como esto: cada uno de estos millones de individuos observa que pueden intercambiar su pequeña parte de conocimiento respecto de cómo se produce un lápiz, por aquellos bienes y servicios que necesitan o desean, pudiendo Yo encontrarme o no entre esos bienes.

Ninguna mente maestra

Existe aún un hecho más pasmoso: La ausencia de una mente maestra, de alguien dictando o dirigiendo por la fuerza todas estas incontables acciones que me permiten cobrar vida. Ni el más mínimo rastro de tal clase de persona puede encontrarse. En cambio, hallamos a la Mano Invisible trabajando. Este es el misterio al cual me refería al comienzo de mi relato.

Se ha sostenido que “solamente Dios puede crear un árbol.” ¿Por qué solemos coincidir con esto? ¿Será tal vez porque somos conscientes de que nosotros no podemos producirlo? ¿Podemos realmente describir cómo es un árbol? No, no podemos hacerlo, excepto de una forma muy superficial. Podemos decir, por ejemplo, que una determinada configuración molecular se manifiesta a si misma como un árbol. Nada más.

Yo, el lápiz, soy una compleja combinación de milagros: un árbol, zinc, cobre, grafito, etc. Pero a todos estos milagros que se ponen de manifiesto en la Naturaleza se le ha añadido un milagro aún más extraordinario: la configuración de creativas energías humanas-millones de pequeños know-hows dando forma a una natural y espontánea respuesta a una necesidad y a un deseo humano y en ausencia de cualquier clase de mente maestra. Partiendo de la base de que solamente Dios puede crear un árbol, yo insisto en que solamente Dios puede hacerme. Los hombres no pueden dirigir estos millones de know-hows que me permiten nacer más de lo que son capaces de unir las moléculas que generan un árbol.

Lo expresado es lo que quise decir cuando escribí, “Si consiguen darse cuenta del milagro que vengo a simbolizar, podrán ayudar a salvar la libertad que desgraciadamente la humanidad de a poco va perdiendo.” Si alguien es consciente de que estos know-hows se armonizarán natural y automáticamente dando forma a actividades creativas y productivas, en respuesta a las necesidades y demandas de los individuos, y en ausencia de toda mente maestra gubernamental y coercitiva, esa persona poseerá un ingrediente absolutamente esencial para la libertad: fe en la libertad individual. La libertad es imposible sin esa fe.

Una vez que el gobierno toma para sí el monopolio de alguna actividad creativa, como por ejemplo el servicio de correos, la mayoría de los individuos creerá que la correspondencia no podrá ser eficientemente despachada por particulares actuando libremente. He aquí el motivo: Cada uno admitirá que por sí mismo no puede conocer todas las facetas que involucra la entrega de correspondencia. Será consciente también de que ningún otro individuo sabe tampoco como hacerlo. Estas percepciones son en realidad correctas. Nadie posee suficiente know-how para desarrollar un servicio nacional de correos, del mismo modo que nadie posee los suficientes conocimientos como para poder fabricar un lápiz. Ahora bien, ante la falta de fe en la libertad individual, ante el desconocimiento de que millones de pequeños know-hows natural y milagrosamente confluirán para satisfacer una necesidad del mercado, la opinión pública arribará a la errónea conclusión de que el correo únicamente puede ser repartido por una “mente maestra” gubernamental.

Si “Yo, el lápiz”, fuera el único ítem que pudiera ofrecer testimonio acerca de lo que los hombres y mujeres pueden llegar a alcanzar cuando se les permite comerciar libremente, entonces quienes tienen poca fe tendrían un justo motivo. Sin embargo, observamos que el despacho de correspondencia es algo relativamente simple si se lo compara, por ejemplo, con la fabricación de un automóvil o de una calculadora o con decenas de miles de otras cosas. ¿Despachar? En esta área donde los individuos han sido dejados en libertad, ellos trasladan la voz humana alrededor del mundo en menos de un segundo; hacen llegar un evento visualmente y con movimiento hasta el hogar de cualquier persona al mismo tiempo en que está ocurriendo; despachan 150 pasajeros desde Seattle hasta Baltimore en menos de cuatro horas; acarrean gas desde Texas hasta New York a tarifas increíblemente bajas y sin ninguna clase de subsidios; transportan cuatro libras de petróleo desde el Golfo Pérsico hasta la Costa Occidental -media vuelta al mundo- por menos dinero que el que cobra el gobierno por despachar una carta simple hasta la vereda de enfrente!

La lección que tengo para transmitir es esta: déjese a las energías creativas fluir libremente. Simplemente organícese a la sociedad para actuar en armonía con esta lección. Procúrese que la organización jurídica remueva todos los obstáculos lo más que pueda. Permítase que los conocimientos surjan libremente. Téngase fe en que los hombres y mujeres libres responderán a la Mano Invisible. Esa fe será ampliamente confirmada. Yo, el lápiz, aparentemente tan simple, ofrendo el milagro de mi creación como testimonio de que esa fe resultará muy práctica, tan práctica como lo son el sol, la lluvia, un cedro, la buena tierra.

  • Mi denominación oficial es “Mongol 482”. Varios de mis componentes son ensamblados, fabricados y terminados por Eberhard Favor PencilCompany¨

 

·        Tarquino leyó la prosopopeya del  lápiz de Leonard  Read de tal forma que todos quedaron asombrados ,maravillados, la lógica de la cooperación y la división del trabajo así como la mano invisible que suscita la creación de productos para satisfacer las diversas peticiones del mercado no debe ser coaccionada por el gobierno fueron las palabras que surgieron de la garganta de Diego  Manjarrez; por su parte José Julián luego de ser uno de los que más atención había puesto al relato   prorrumpió :Me disculpan un segundo sin demostrar que se hallaba levemente  embriagado caminó garboso hacia la recepción  solicitó al Administrador del Rincón de Galicia  papel y lápiz; él recepcionista sacó de una de las gavetas laterales del mueble que les separaba un papel de hilo de antaño y le entregó un lápiz promocional al que José Julián lo quedo viendo extasiado como desdoblado en una dimensión paralela; hasta que la ensoñación concluyó por las palmadas que Tarquino propino en los omoplatos de JJ : ¿Qué te ha parecido la historia del Lápiz? JJ  disimulando la leve pesadumbre que tenía sobre  su lengua por la ingesta de la vid dijo: Tarquino tenga la bondad puede escribir el nombre del autor y titulo de la historia que nos ha dejado conocer ;Tarquino esbozó una sonrisa amplia en su boca y deposito el papel contentivo de la historia del lápiz que había leído en el saquillo externo de la chaqueta de JJ retiro de las manos de José Julián el papiro tomo el lápiz y escribió:

·        Estimado Milton espero que esta carta te encuentre bien el portador de la misma tiene el vívido deseo de estudiar economía conforme te había comentado en  la misiva anterior, es un buen prospecto para entender vivir  y defender la Libertad, por favor ayúdalo en los temas que te había solicitado

·        Atentamente Tarquino Marín. Quito 1974

·         

Dr. Pablo Guerrero Martínez

Praga desde el exilio 24 de enero 2014

 

 

 

 

 

ü   

happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

%d bloggers like this: