MENU

by • May 10, 2014 • RelatoComments (0)894

Carta por el Día de la Madre

Carta por el Día de la MadreYoya Martínez este es el cuarto año que no puedo celebrar el día de la madre junto a ti. La persecución política de la dictadura me lo impide. Sin embargo recuerdo guardas con celo en el neceser azul los obsequios que realice de niño cuando: Fräulein Helga en el Kindergarten del, Colegio Alemán, me hizo pintar con unos crayones pequeñitos una libretilla por el día de la madre, o el perfil en cartulina negra que: Miss Abbie; del Colegio Americano extrajo de mi rostro para dártelo en un día como hoy. Por favor junto con ellos deposita esta carta.

Esta fecha me hace evocar las servilletas de lino blanco sobre las cuales bordaste con hilos finos las letras de los días de la semana y la imagen de un niño que se supone era yo. Llevé las servilletas bordadas con tus manos al jardín de infantes por tres semanas. Sé que las perdí o quien sabe alguna profe de buen gusto y malas costumbres se quedó con ellas. No la culpo eran preciosas en fin… te decía que he pensado en el día de la madre y como sería este segundo domingo de mayo, si estuviera en Quito, con seguridad a mi secretaria le hubiera pedido haga una reservación en el Club, para el inveterado almuerzo que se prodiga a las madres de los socios, ese ritual social, barroco ingrávido y lleno de sonrisas. Nos divertiríamos un mundo viendo a los amigos y amigas de siempre o nuevas caras de funcionarios aupados por la corrupción, tal vez asistiríamos al salón de un majestuoso hotel cinco veces estrellado, a degustar comidas para la ocasión, o lo más probable lo pasaríamos en tu casa, en familia como te gusta junto a tus nietos. No te dejaría cocinar, lo más factible sería una parrillada. ¡Ah, y no me privaría de ese olor a hogar que uno olisquea mejor que el mejor de los perfumes. No faltaría el cotilleo de rigor, la guitarreada, las anécdotas, saber cómo va la munificencia que la realizas desde que tengo uso de razón, tus grupos de amigas: El Club femenino de Cultura del que fuiste Presidenta, el voluntariado de la Cruz Roja, él Círculo Hispánico, él Comité de Damas de Abogados del que fuiste varias veces su Titular, él Comité de Damas Carchenses. Sociedades estas cuyo amor al prójimo y las buenas costumbres son para sacarse el sombrero.

Yoya quiero comentarte que tus enseñanzas me han sido más valiosas que sumadas todas las horas de cátedra juntas que recibí en la Universidad, cualquiera puede ser tonto leído, incluso algunos llegan hasta presidentes, sin embargo esas recomendaciones y valores que me inculcaste de peque son mercurio puro para sobrellevar el exilio. No sabes cuan presente tengo los refranes que prorrumpes con frecuencia, adagios tales como: “Perdido la lleva aquel que sufriendo calla” “Para leva cualquier tela pa casaca la mejor” o “El Gallo pone la pinta y la Gallina la Ley” están grabados en mi alma. Yoya a propósito se me olvidaba: “Las flores si las flores en Vida” quisiera mandarte un tulipán tornasolado y cortado con mis propias manos, empero llegaría mustio y tal vez en la aduana lo confisquen por arribar de un país libre y capitalista. Por ello se me ha ocurrido otra idea. Espero no le jales las orejas a la querida y recordada Anita, quien, ha pedido mio tomó prestadas unas fotos tuyas para enviármelas, con ellas ilustraré esta carta y de esa forma aliviaré en algo mi congoja de no estar contigo este domingo. Aunque vivo en Jauja.

Yoya antes de despedirme reconozco tu temple. Dos hijos en el exilio no han marchitado tu porte amable y virtuoso. Sé que me dirás que la Libertad la llevo por mis venas, que tu padre en su momento también combatió otras tiranías y que fue desterrado a Lima. Me recordaras que mi padre hizo lo propio, que más de una vez fue a parar al tenebrosos Reten Sur por combatir dictaduras, que la tiranía pasará que, Ecuador no es tierra para que el despotismo, eche raíces eternas.

Yoya que tengas un feliz día de la madre.
Tu hijo que te ama y respeta.
Pablo Guerrero Martínez.
Praga 11 de mayo- desde el exilio.
PD: Por favor no te olvides de conectarte al Skype.

happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

%d bloggers like this: