MENU
domenica 2

by • December 12, 2014 • ArticulosComments (0)1686

Carta Abierta para: Doménica Tabacchi Rendón

Domenica
Doménica me gustaría conocerla personalmente para extenderle mi mano y decirle que buen discurso trazó con respecto a Pepe Mujica. Sus palabras lo elevaron sobre su propia leyenda, sin pontificar ni recurrir a la meliflua exaltación de su perfil.
 
La reacción superviniente de Correa. Por favor tómela como una presea a la resistencia. El resentimiento y la amargura oficial desde hace siete años reptan por los albañales al tiempo que, sus expresiones. Vuelan preciosas por el cenit del decoro.
 
Le reacción del dictador ante su alocución no tuvo otro estimulo que sus: propios prejuicios y jugos gástricos. De materia gris nada salvo los grises de sus dichos que, lejos de empañarla dejan ver la claridad de su alma. He visto por tres ocasiones su intervención y no advierto en ella más que la nítida verdad.
 
El comportamiento de Correa en su contra es muestra evidente de misoginia. Mientras usted prorrumpió un discurso respetuoso y respetable. El “Presidente” pensó dentro de su cacumen que aquel iba dirigido en su contra. Como si el Universo girara entorno a él.
No hay mal que por bien no venga y el exabrupto de quien dice ser el jefe del Estado permitirá a la gente contrastar. El pueblo detesta la prepotencia y ve con agrado la modestia. Su comportamiento el de una dama el otro atroz y cerril.
 
Mantengo que Ecuador ha institucionalizado el racismo con la Constitución de Montecristi: ora que los afro descendientes; ora que los indígenas; ora que los montubios. Cuando la realidad es una: la raza humana. Clasificar el comportamiento de la gente por el color de la piel u ojos llevó al mundo a grandes guerras. Recrear en la contemporaneidad conductas basadas en razas es una torpeza elocuente.
 
El alma de las personas no es: negra café o amarilla como dijo con sus palabrotas el mandatario. Incitar desde las altas cumbres del poder odiosidades por el tono de piel .No debe quedar como una simple anécdota. Impetra alertar lo toxico de ellas y adoptar los recaudos para evitar que continúe el discrimen.
 
Señora Tabacchi Rendón. Correa al balbucir: “Ésta señora guapa, rubia de ojos claros, nombre extranjero, no puede representar a las guayaquileñas” Olvida al poeta Lauro Dávila que en su “Guayaquil de mis Amores” nos legó el siguiente verso:
 
“Si a tus rubias y morenas
Que enloquecen de pasión
Les palpita el corazón
Que mitiga negras penas
Con sus ojos verdes mares
O de negro anochecer
Siempre imponen
Su querer
Guayaquil de mis cantares”
 
El dictador sin embargo de haber nacido en Guayaquil desconoce su himno popular. Mala cosa.
Como quiteño vaya mi solidaridad con usted ante la deletérea retorica del dictador.
 
Dr. Pablo Guerrero Martínez
12 de diciembre-2014
Praga desde el exilo.
happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

%d bloggers like this: