MENU
294811_208365315896625_655682127_n p

by • July 22, 2014 • ArticulosComments (0)1614

Carta Abierta para la: Asociación de Bancos Privados del Ecuador

294811_208365315896625_655682127_n p

Estimados banqueros espero que cuando lean esta carta no sea muy tarde y se encuentre vigente el: Código Monetario y Financiero.
 
Recuerdo como si fuese ayer la primera ocasión que abrí una cuenta de ahorros en el Banco. Me emperifollé para la ocasión previo a rasurarme la barba para ir a la cita bancaria, no tenía más de veinte años. Fui recibido por una ejecutiva cuya pulcritud y liviandad de ánimo me inspiraron confianza, después vino la cuenta corriente, en cada ocasión hube de celebrar contratos.
 
Leal a mi formación de estudiante de derecho me tomé el tiempo suficiente para leer las clausulas de los instrumentos, sin que la dama que me atendía se atribulara por mi afán de saber lo que firmaba, al contrario estuvo presta a dar cualquier aclaración. Lo traigo a colación pues la batahola que suscita la nueva ley pareciera provoca en ustedes olvidar las obligaciones a las que se comprometieron, también al suscribir dichos contratos.
 
La atmosfera de las oficinas del banco era seria como alada. Al momento que estampé mi firma en los contratos sabía que lo hacía con una, persona jurídica de derecho privado y no con el gobierno. No hubiera confiado el producto de mi esfuerzo a régimen alguno, tampoco estuvo presente, comisario, burócrata o ujier del Estado. Me hubiese levantado del afelpado sillón he ido.
 
Los contratos como ustedes conocen son ley para las partes y no pueden ser invalidados sino por causas legales. El día aciago que se ponga en vigencia el Código Financiero y Monetario, mi voluntad primigenia de poner al cuidado de vosotros mis dineros y, la de ustedes de cuidarlos e intermediarlos. Se quebrará como copa de cristal, pues la nueva ley por su solo ministerio dejará sin efecto los acuerdos que en un inicio acordamos. Sin embargo en vosotros está lejos la defensa de nuestros contratos, al contrario advierto cierta aquiescencia más cómoda que prudente ante la intromisión aleve del gobierno dentro de nuestra relación.
 
Ecuador hace más de siete años comenzó ha ser llevado por el sinuoso sendero del socialismo del S.XXI. Para ese efecto se expidió una Constitución cuyo espíritu panfletario a muchos incautos deslumbró. En ella se sentaron las bases para la Estatización de la: Comunicación y el sistema bancario. Al cual los mequetrefes aupados en el poder consideran expresiones del capitalismo y, como tal sus enemigos. Anacronismo de la peor laya.
 
La capacidad intelectual y técnica de ustedes no pongo en duda, sin embargo me sorprende la poca entereza que acusáis en ubicar al Código Financiero y Monetario como instrumento de poder ideológico y dominación contra ustedes y los depositantes.
 
Las economías socialistas del siglo XX se basaron en la planificación central de la Economía, hoy expresada en la famosa Junta que se atribuye conocerlo todo para planificarlo todo en el Código Financiero.El ilustre pensador Von Hayek dijo con relación a la planificación central de las economías:

“El socialismo supone que una autoridad central única pueda utilizar todo el conocimiento disponible. Pasa por alto que la sociedad moderna, a la que prefiero llamar el orden extensivo, que supera la capacidad de cualquier mente individual, se basa en la utilización de conocimiento ampliamente disperso y, una vez que somos conscientes de que podemos sacar un gran provecho de los recursos disponibles solo porque utilizamos el conocimiento de millones de hombres, queda claro que la suposición del socialismo que una autoridad central (Junta) pueda disponer de todo ese conocimiento simplemente no es correcta.”

La existencia de varios bancos privados con políticas de captación y entrega de créditos aún es insuficiente para sintonizar el “Conocimiento disperso” peor será en todo caso que una Junta de Ujieres de la dictadura asuma tener todo el conocimiento expandido en los mercados para ordenar: como, cuánto, cuando  y a quien se deba prestar los dineros particulares.

El caos del sistema financiero está a la vuelta de la esquina. La mayor preocupación de ustedes dice relación a no asumir los errores ajenos de la Junta. Es comprensible, sin embargo encogerse en sus propios intereses. Soslayando la confianza depositada en vosotros no habla bien de ustedes. Hubiera preferido Banqueros que defiendan a capa y espada nuestros contratos que aquellas lisonjas pueriles que prorrumpen cual plañideras a los cuatro vientos.

Para terminar os digo no pierdo la esperanza que comprendan el desafío histórico que tienen. Pasaran a la posteridad o como sepultureros del ahorro privado o guardianes enhiestos de ellos. Espero dejen los eufemismos y obren en defensa de la Libertad financiera que a todos atañe.

Dr. Pablo Guerrero Martínez
22 de julio-2014
Praga desde el exilio.

happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

%d bloggers like this: