MENU
Pablo Azul

by • December 15, 2015 • UncategorizedComments (0)1075

Carta Pública al Lcdo. Gonzalo Rosero

Estimado señor Rosero no quiero imaginar a Quito sin Radio Democracia. La capital de la “República” perdería el faro del cual emanan ideas de pensamiento plural.

Los conceptos de los tertulianos a quienes invita a su plató de entrevista y el sentido crítico de su carácter profesional. Incomodan a Carondelet sobremanera. La gente conoce que él proceso tendiente a revertir la frecuencia de su emisora es una burda confiscación del pensamiento ajeno. Pues con motivo de las preguntas que usted prorrumpe y respuestas que sus invitados espetan en el decurso de los programas . El poder queda en cueros exhibiendo fealdades y fierezas.

Usted tal vez no recuerde cuando lo conocí. Corría el año de 1979. Yo apenas tenía doce años y usted llegó junto con León Roldos al balneario de Ushimana cerca de Quito.

Al salir de la piscina junto con mi padre Pepe Guerrero Bermúdez nos encontramos con usted y el Abogado Roldos. León fue muy deferente para con mi padre lo propio usted. Se conocían por la relación política y profesional que mi progenitor mantuvo con los finados: Assad Bucaram y Jaime Roldos.

Al regresar a casa junto con mi padre y hermano Jose Luis  nuestro padre comentó de ustedes: León Roldos hombre inteligente y Gonzalo Rosero un gran periodista agudo y suspicaz.

De aquella época a estos días ha pasado mucha agua bajo el puente. Tiempo en el que la cordial relación que usted mantuvo con mi padre se vio malograda por asuntos de orden profesional. Jamás de tinte personal como me lo ha comentado Pepe Guerrero. Lo traigo a colación en virtud de que pese a la penosa animosidad referida. Usted con hombría de bien y por sobre las vicisitudes mencionadas. Me invitó a dar mi versión por los hechos del 30 de septiembre que son de dominio público. Cuando terminó la entrevista que se hizo por vía telefónica pues me encuentro en Praga en el exilio. Confirmé  el criterio que mi padre me había referido de usted.  “Un gran periodista”.

Sr Rosero repudio la feral persecución de la que usted y su familia son objeto por parte de la dictadura. Es abominable que el régimen socialista haga escarnio con Radio Democracia por defender la libertades de pensamiento y expresión.

Vaya mi solidaridad con Radio Democracia y su persona.
Dr. Pablo Guerrero Martínez
15 de diciembre-2015
Praga desde el exilio.

 

 

happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

%d bloggers like this: