MENU

by • November 20, 2013 • UncategorizedComments (0)404

Bici: Desenfoque Mortal

Mi bici no tenía cambios me la compraron mis ¨padres ¨ hace 39 años  en Ipiales  tremendo viaje desde la capital  para tal menester ,  mi viejo presumía que de niño tuvo una bici sueca  Husqvarna me dijo también que Ecuador para esas fechas no las importaba más que la Monark colombiana era la que más se le parecía  por ello un empleado de la casa puesto poncho bajo las órdenes del sentido común  cruzó la frontera  montado en ella luego  la treparon sobre el capó del Land Cruiser –  a diferencia de la bici de mi hermano mayor esta  carecía de cambios- pero según mi progenitor debía  formar el carácter  darle pedal que así sería más fuerte y mejor ciclista  sin chistar  di pedal duro y parejo sin embargo  los demás pequeños   por aquellas épocas en Quito y el cole  sacaban pinta con sus bicis Agogo y Choper , me dijeron de todo, los modos infantiles a veces llegaron al paroxismo de la crueldad, de todo espetaban  ahí viene la bici del jardinero donde dejaste la guadaña balbucean ,nada me importaba lo de la Monark y yo a pesar de la maledicencia fue amor a primera vista la ruedas de la saeta azul  como le decía  tenían un diámetro en el que cabían casi dos ruedas sumadas de los otros velocípedos cada vez que daba un pedalazo los otros mocosos debían dar dos y quien sabe tres pues alardeaban inútilmente  con las marchas al tiempo que yo encabezaba el  grupo , cosa curiosa resultó advertir que cuando competíamos a las carreras llegaba primero o segundo -Quito era otra cosa si bien es cierto de pequeños no salíamos a las arterias principales los más audaces una que otra vez lo hicimos -ni nos robaban las bicis ni tampoco nos tiraban el carro- hube de aplazar la Monark cuando llegue breve hacia la adolescencia la Saeta Azul quedo impertérrita enmoheciéndose y oxidándose en la bodega, la noción del cortejo a las chicas no admitía la bici ,fui infiel con la Monark le puse los cachos, sin embargo el tiempo habría de volvernos a reencontrar como los buenos  amantes  cuando literalmente me hastié de la línea  de bus Tejar América  , una buseta en la que debía ir encorvado nunca olvidare al duende que gritaba enfadado con el mundo y con cara de pocos amigos ¨ siga para tras siga para tras¨ tal carromato  me llevaba desde la Av. la Prensa hasta las goteras de la Universidad Central. La Saeta Azul  suplió  el suplicio del transporte público cuyo destino eran las aulas de la facultad de Jurisprudencia dos años  me transporté en la bici no había rutas como ahora para los ciclistas la ciudad dejaba de ser amable y los imbéciles literalmente lanzaban sus carros ¨andar en bicicleta¨ se convirtió en un peligro inminente ha pasado mucho tiempo de aquello sin embargo lo recordé al ver las noticias de Sebastián Muños QEPD ,ciclista víctima de un delito de tránsito entre otros que han pasado a la eternidad por la desaprensión de los conductores ,estas noticias referentes a los decesos  de los ciclistas urbanos literalmente me  han enfadado y puesto triste  más aun cuando recordé la propaganda política  del eterno candidato presidencial  que apareció ceñído dentro de una licra con casco ciclístico haciendo alarde de sus dotes de deportista sobre una bicicleta (Al Presidente no le tiran el carro ) Ecuador vive un desenfoque paradojal por una parte los publicistas del poder hacen creer a muchos incautos que la Patria vive un cambio para bien que la estética del poder es incluyente con las nuevas forma de cultura urbana y por otra la cruel realidad se expresa en los ententes subrepticios  del régimen con los sectores de la ¨clase¨ del volante que ni se da por enterada de los hechos mortales , con  profundo respeto y dolor hay que decirles a los chicos ciclistas que no son pocos y que adhieren a la revolución que revisen a cabalidad  las relaciones del régimen con los sectores organizados del transporte público y verán con denuedo que una cosa es la propaganda y otra la realidad . Los accidentes de tránsito no solo son de responsabilidad de los denominados choferes profesionales se ha permeado una cultura de la mala conducción cuyo carámbano a romper es la impunidad de una justicia que no funciona pese a la metida de manos y  seis y más años de Socialismo del S XXI.

happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

%d bloggers like this: